La conmemoración del 11-S queda en segundo plano por Katrina

El huracán Katrina ha dejado en un segundo plano los actos del cuarto aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en EEUU, que políticos y ciudadanos conmemoran con un ojo puesto en lo que ocurre en Nueva Orleans.
Cartel de la Fundación del Monumento Conmemorativo del World Trade Center.
Cartel de la Fundación del Monumento Conmemorativo del World Trade Center.
20minutos.es

La actualidad marcada por las consecuencias del Katrina -que absorbe los recursos y el espacio de los medios y la atención de sus consumidores- ha hecho que en estos días no aparecieran en televisión, ni apenas en la prensa escrita, los especiales sobre los atentados que dominaron la cobertura informativa en años anteriores.

El propio presidente del país, George W. Bush, dedicará tan sólo parte de la jornada a conmemorar una matanza que ha marcado decisivamente su mandato.

Bush comenzará el día asistiendo a primera hora de la mañana a un servicio religioso en memoria de las víctimas en su iglesia parroquial de Washington. A las 8.46 hora local (14.46 hora peninsular española), el momento exacto en que el primer avión secuestrado por los terroristas se estrelló contra las Torres Gemelas en Nueva York, el presidente encabezará una representación que guardará silencio en los jardines de la Casa Blanca.

El presidente no tiene previstas otras actividades públicas hasta por la tarde, cuando viajará hacia los estados de Misisipi y Luisiana, dos de los más afectados por el Katrina. En los últimos días, Bush ha enlazado en sus discursos ambos desastres. Y no solamente porque el huracán y el aniversario hayan coincidido en el tiempo.

Katrina ha representado para Bush el momento más bajo de su mandato, cuando su popularidad se encuentra por primera vez, según las encuestas, por debajo del 40 por ciento.

En cambio, el 11-S representó para Bush su momento de máxima popularidad, cuando sus índices de aprobación alcanzaron el 83 por ciento y se forjó una imagen como líder que no se achanta ante los terroristas y que sabe tomar decisiones difíciles.

Apelar al espíritu de aquellos momentos y recordar el peligro terrorista ha sido una estrategia a la que el presidente ha recurrido con frecuencia cuando se ha encontrado contra las cuerdas.

Otros políticos han aludido también al aniversario con la mirada puesta en Luisiana, Misisipi y Alabama. Así, en su réplica radial al discurso de Bush, el congresista demócrata de Misisipi Bennie Thompson se refirió a la crisis dejada por el huracán para acusar al presidente de haber incumplido su promesa de preparar al país para una catástrofe tras el 11-S.

3.000 víctimas

Los atentados del 11-S dejaron casi 3.000 víctimas en Nueva York, en Washington, donde un ala del Pentágono quedó destruida, y en un descampado de Pensilvania, donde se precipitó uno de los aviones secuestrados por los terroristas cuando los pasajeros intentaron hacerse con el control del aparato.

Además de la ceremonia en la Casa Blanca, en Washington se conmemoraba el aniversario de los atentados con visitas a la zona del impacto en el Pentágono, que el Departamento de Defensa abrió al público en general el sábado por primera vez y tan sólo por ese día.

El muro reconstruido incluye una piedra ennegrecida por el impacto y en la que se ha inscrito la fecha del atentado. En Nueva York, las autoridades han diseñado una ceremonia similar a la de años anteriores y también se guardarán minutos de silencio coincidiendo con la hora del impacto de los aviones y el posterior derrumbe de las Torres Gemelas.

NOTICIAS ANTERIORES
Mostrar comentarios

Códigos Descuento