Polonia revela el hallazgo de los restos de tres monjas asesinadas por los soviéticos

  • Forman parte de un total de siete religiosas cuyos cadáveres desaparecieron en 1945.
Restos de una de las monjas asesinadas en Polonia.
Restos de una de las monjas asesinadas en Polonia.
Institute of National Remembrance

El Gobierno de Polonia ha revelado que un grupo de arqueólogos ha hallado los esqueletos de tres monjas católicas que fueron asesinadas por soldados soviéticos al final de la Segunda Guerra Mundial. Su descubrimiento concluye una búsqueda de meses de los huesos de siete religiosas que murieron durante la ocupación de la ex Unión Soviética de Polonia.

Tal y como publica Live Science, el Ejército Rojo de la URSS invadió Polonia en 1944, cuando la Alemania nazi retiró a sus soldados. Durante ese tiempo, las fuerzas soviéticas tomaron el control del país reprimiendo a las milicias polacas y a las figuras religiosas, encarcelando, deportando y matando a soldados, clérigos y civiles polacos. Los registros de 1945 documentaron que los soldados soviéticos mataron a siete monjas en el orden de Santa Catalina de Alejandría, según representantes del Instituto Polaco de Recuerdo Nacional (IPN).

Para averiguar dónde fueron enterradas estas monjas asesinadas, los arqueólogos excavaron por primera vez un sitio en Gdańsk en julio de 2020, donde encontraron los restos de la hermana Charytyna (de nombre real Jadwiga Fahl). Una excavación en Olsztyn en octubre reveló lo que se cree que son los restos de las hermanas Generosa (Maria Bolz), Krzysztofora (Marta Klomfass) y Liberia (Maria Domnik), todas ellas enfermeras en el Hospital de Santa María de Olsztyn.

Para encontrar a las tres monjas restantes, los arqueólogos excavaron en diciembre un sitio en un cementerio municipal en Orneta, que medía alrededor de 20 metros cuadrados, utilizando registros de archivos locales, como un plano de entierro dibujado a mano, para encontrar el lugar del enterramiento de las monjas. 

Para llegar a las tumbas de 1945, primero tuvieron que exhumar los entierros más recientes que estaban encima de ellas. Se cree que los restos que finalmente encontraron pertenecen a las últimas tres monjas del grupo: la hermana Rolanda (Maria Abraham), la hermana Gunhilda (Dorota Steffen) y la hermana Bona (Anna Pestka).

La identidad de las religiosas se ha confirmado gracias a numerosos objetos religiosos hallados junto a los esqueletos. Los artefactos religiosos incluían prendas de vestir asociadas con la orden de Santa Catalina, rosarios pequeños con cuentas pulidas, rosarios más grandes para llevar en un cinturón, una cruz con incrustaciones de diseños de metal y dos medallones con imágenes de la Sagrada Familia.

Según el Gobierno polaco, en febrero de 1945, las fuerzas rusas llegaron a los hospitales de Gdańsk-Wrzeszcz, Olsztyn y Orneta, donde las monjas de la orden de Santa Catalina trabajaban como enfermeras. Los soldados golpearon y apuñalaron a los pacientes y atacaron a las monjas que intervinieron, causando horribles heridas; Según los archivos, la cara de la hermana Rolanda "estaba mutilada e hinchada más allá del reconocimiento", y la hermana Gunhilda recibió tres disparos.

La hermana Krzysztofora murió después de "una larga pelea con un soldado soviético". En el momento de su muerte, le sacaron los ojos, le cortaron la lengua y la habían apuñalado con una bayoneta 16 veces, según el Instituto Polaco de Recuerdo Nacional.

El análisis de ADN de los siete esqueletos se está realizando en el Instituto de Medicina Forense en Gdańsk para confirmar las identidades de las monjas, y el clero católico en Polonia ya está buscando la beatificación de las religiosas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento