La recepción de 94.460 dosis menos de lo previsto en esta semana ralentiza los planes de vacunación en Madrid

  • Todos los laboratorios están recortan sus remesas, lo que compromete una planificación a medio plazo.
El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, Luis González, este martes, sosteniendo un vial de AstraZeneca.
El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, Luis González, este martes, sosteniendo un vial de AstraZeneca.
Eduardo Parra/ EP

Los recortes en las remesas de vacunas contra la Covid-19 que está recibiendo la Comunidad de Madrid han sido una constante desde que comenzó la campaña de inmunización. Ya en enero, las incidencias obligaron a suspender la administración de primeras dosis durante más de 15 días. En febrero, el suministro recuperó cierto ritmo, pero lejos de normalizarse, en marzo las quitas se han vuelto a producir con alcance inusitado.

Los datos facilitados por la Consejería de Sanidad apuntan que la Comunidad ha recibido esta semana 94.460 vacunas menos de lo que tenía previsto en un primer momento. El departamento que dirige Enrique Ruiz Escudero esperaba esta semana 231.630 dosis de las fórmulas de Pfizer, Moderna y AstraZeneca, pero ha acabado recepcionando 137.170 entre el lunes y el martes debido a la escasez de vacunas que vuelve a vivir el entorno de la Unión Europea.

Todos los laboratorios que trasladaron a Madrid una previsión de viales han terminado por incumplirla, con lo que eso supone para la campaña de vacunación. El laboratorio que ha ejecutado un mayor recorte de viales ha sido AstraZeneca: a mediados de febrero se comprometieron a remitir con fecha 1 de marzo hasta 114.310 dosis, pero finalmente ni la cantidad ni la fecha se ajustó a lo comunicado.

La remesa llegó este martes con 51.600 dosis, casi la mitad de las prometidas. La farmacéutica cambió hasta en dos ocasiones su previsión: el 22 de febrero ya recortaron de 114.310 a 85.700 y cuatro días más tarde la volvieron a rebajar a la cifra que finalmente se recibió. "Esto condiciona muy mucho la vacunación en Madrid", advirtió el viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero, el pasado viernes.

AstraZeneca ha sido el laboratorio que ha incumplido sus previsiones en mayor medida, pero no el único. De Pfizer, la vacuna que se está poniendo a todos los mayores de 80 años y otros colectivos vulnerables, se esperaba que entraran a Madrid 65.520 dosis, pero el pasado lunes la cifra recibida ascendió a 59.670.

La fórmula de este laboratorio fue la primera en llegar a España y tardó apenas 15 días en registrar incidencias en sus envíos. Se prometieron 50 bandejas al día (con 1.170 dosis cada una), pero esta cantidad solo llegó las dos primeras semanas. Hasta mediados de febrero no se alcanzó la cifra prometida, que entonces empezó a llegar en exceso, al recibirse desde esa fecha 56 bandejas cada lunes, hasta el pasado, que se registraron cinco menos.

Con Moderna, la situación ha sido similar, con la agravante que en un primer momento se comunicó a las autoridades sanitarias madrileñas que esta vacuna se serviría "en grandes cantidades". Lo cierto es que en todo enero solo llegaron 4.700 vacunas y a lo largo de febrero, 20.700 en dos envíos separados por apenas ocho días. Para el lunes 1 de marzo se comprometieron 51.800, pero apenas tres días antes se rebajaron las previsiones hasta las 25.900 que finalmente llegaron a la comunidad.

Esta irregularidad en los envíos de Moderna ha obligado, según explican desde Sanidad, a poner una dosis y guardar otra para asegurar el segundo pinchazo a las tres semanas del primero, tal y como recomienda el fabricante. La recepción de menos vacunas complica la organización e impide una planificación a medio plazo, según Sanidad.

De momento, esta semana no se prevé que incida sobre las inyecciones que había previstas y se la vacunación de los grandes dependientes se sigue manteniendo en la agenda como grupo prioritario para empezar a inmunizar en los próximos días. En todo caso, si la irregularidad del suministro persistiera en el tiempo no sería extraño que implicara cambiar planes de inmunización ya confeccionados, como sucedió el pasado enero con las primeras dosis a profesionales sanitarios de primera línea.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento