Los mejores rincones del hogar donde colocar los ambientadores

Incienso y velas aromáticas.
Incienso y velas aromáticas.
Achim Sass / GTRES

Los ambientadores son una buena opción para dar un toque de aroma a las distintas estancias del hogar y, además, pueden servir como elemento decorativo, ya que los hay de diferentes colores, según la fragancia, y formas.

Son muy comunes los ambientadores líquidos con varillas, que tienen larga duración y desprenden una fragancia suave. También se pueden encontrar ambientadores automáticos, que se activan cada cierto tiempo. Las velas son otra de las formas de neutralizar malos olores y ofrecer una buena fragancia. 

Por otro lado, hay otras formas de ambientador más modernas. Están los difusores de aroma, que vaporizan partículas de aceites esenciales y difunden olor, o los ambientadoras eléctricos, que se enchufan a la corriente. 

¿Dónde colocar los ambientadores?

Sea cual sea el tipo de ambientador elegido, hay que escoger bien la fragancia que mejor se adapte a los gustos de las personas que viven en el hogar. Hay personas que no soportan los fuertes olores, otras que prefieren los dulces y otras los cítricos, que quizás son menos empalagosos. 

También dependiendo de la estancia, será más o menos recomendable optar por unos olores o por otros. Por ejemplo, en el baño sí que se puede optar por un olor más intenso, mientras que para las habitaciones, donde se pasa gran parte del día y, sobre todo, la noche, es más recomendable poner un ambientador suave y agradable. 

Una vez elegido, es hora de colocarlo en el lugar más idóneo. Una de las zonas más recomendables es la entrada o el recibidor. Colocar aquí el ambientador dará una buena impresión a las visitas nada más entrar. También las personas que viven en la casa, relacionarán el olor que desprende el ambientador con la llegada al hogar nada más entrar por la puerta.

En las estancias como el salón o la sala de estar también se puede colocar un ambientador para conseguir una atmósfera agradable, optando por olores frescos, que no carguen demasiado el ambiente, para mejorar el confort y la sensación de relajación. Además, algunos ambientadores pueden servir como elemento decorativo, por lo que se puede optar por colores acordes al resto de la decoración.

Por otro lado, en el baño es muy recomendable optar por un ambientador más intenso, ya que no es una estancia donde se pasen muchas horas, como pueden ser los dormitorios o el salón. Además, son aconsejables en esta zona los ambientadores automáticos o los eléctricos, que consigan difundir mejor el olor a lo largo y ancho de la estancia. 

Por último, en los dormitorios sí que se pueden poner ambientadores tanto como elemento decorativo como para conseguir una atmósfera de paz, tranquilidad y equilibrio. Así, es mejor optar por olores naturales, que no sean muy cargantes. Por ejemplo, el de lavanda. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento