Los responsables de las identificaciones de los cuerpos de los militares fallecidos en el accidente del Yak-42 (ocurrido en Turquía, en mayo de 2006, y que se cobró la vida de 62 personas) se sientan desde este martes en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional.

La Fiscalía pide penas de entre cinco y cuatro años y medio de cárcel

Al general médico Vicente Navarro, al comandante José Ramírez y al capitán Miguel Sáez se les imputa un delito de falsedad documental e identificación errónea de 30 cadáveres de aquella tragedia. La Fiscalía pide  para el oficial superior cinco años de prisión, y cuatro años y medio para los dos médicos.

Además buscan su inhabilitación durante cinco y cuatro años, respectivamente, y que además se les condene a pagar sendas multas de 30.000 y 24.000 euros. Las familias elevan estas cantidades a 60.000 y 48.000 euros, respectivamente. De igual forma, el fiscal solicita que el Estado indemnice con 25.000 euros a cada uno de los cónyuges, padres e hijos de los 30 militares que fueron identificados de forma errónea.

Los familiares: "Tenemos que tener esperanza"

Las penas solicitadas son menores que las que piden los familiares de las víctimas. Sin embargo, este colectivo se muestra esperanzado por el inicio de este juicio.

Tenemos que tener esperanza. Si no, no hubiéramos llegado hasta aquí

El presidente de la Asociación de Familias de las víctimas del accidente del Yak-42 Miguel Ángel Sencianes aseguró que "tenemos que tener esperanza. Si no, no hubiéramos llegado hasta aquí".

Sencianes, junto a su vicepresidenta Curra Ripollés, aseguraron que este proceso jurídico había sido "un auténtico calvario" para los familiares y buscarán demostrar que "no hubo identificaciones".

"Ahora sólo nos queda confiar en una Justicia que no tenga nada que ver con esos días, no hace tantos, en los que había que archivar el Yak", concluyeron los dos representantes de la asociación.

¿Dónde está Trillo?

El otro punto problemático del juicio es la incomprensión de que el superior de los imputados en el momento del suceso, el ex ministro de Defensa Federico Trillo, no se siente en el banquillo. Las familias esperaban que tras los primeros testimonios, el Tribunal le llame, al menos, a declarar, pero no ha sido así: ni Aznar ni Trillo tendrán que acudir al juicio.

Sí comparecerán en la Sala el teniente general Félix Sanz Roldán, jefe del Estado Mayor de la Defensa que dirigió las investigaciones sobre las identificaciones y la posterior exhumación de los cadáveres; el teniente general José Antonio Beltrán, coordinador de las operaciones de identificación y repatriación de las víctimas del accidente; y el entonces cónsul en Estambul, Raimundo Ezquerra.