Un joven de 17 años ha sido acusado formalmente este lunes del asesinato de un agente de policía hace dos semanas en Irlanda del Norte, informaron fuentes policiales.

El joven, que deberá comparecer ante un tribunal, ha sido acusado también de pertenencia al grupo proscrito IRA de Continuidad -escisión del ya desmovilizado Ejército Republicano Irlandés (IRA)-, posesión de arma de fuego y de recabar información de utilidad para terroristas, dijeron las fuentes.

El agente, de 45 años, fue asesinado de un tiro en la nuca

El agente Stephen Carroll, de 45 años, fue asesinado el 9 de marzo de un tiro en la nuca que recibió por la ventana trasera de su coche patrulla cuando investigaba la llamada de una mujer en la localidad norirlandesa de Craigavon.

Otras cuatro personas permanecen bajo custodia en relación al suceso, mientras que cuatro más estaban siendo interrogadas por el atentado cometido dos días antes, y reivindicado por el IRA Auténtico, contra una base militar en el condado de Antrim, en el que murieron dos soldados.

En la noche de este mismo lunes otros dos hombres, de 27 y 31 años, que habían sido arrestados por la muerte del agente, han sido puestos en libertad sin cargos.

La comisaria norirlandesa para los Derechos Humanos, Monica McWilliams, condenó la prolongada detención sin cargos de los ocho sospechosos, seis de los cuales han presentado un recurso ante el Tribunal Superior de la provincia.

El atentado contra la base militar y el asesinato del agente por grupos republicanos opuestos al proceso de paz fueron condenados unánimemente por todos los partidos norirlandeses y los Gobiernos de Londres y Dublín, así como por miles de personas que se echaron a la calle para manifestar su repudio al retorno de la violencia.