San Valentín para los que buscaban ranas y no princesas

  • La presencia de la rana dorada indica que un ecosistema está relativamente intacto y lleno de vida
  • El objetivo es identificar y reducir las incompatibilidades en los ejemplares que van a ser reintroducidos a la naturaleza 
ranas
Comparativa entre dos ranas de la misma especie. A la izquierda la rana dorada en el zoo de Singapur y a la derecha el anfibio nacido en su medio natural.
Allies for Wildlife

Lorenzo busca pareja. Está en la flor de la vida, pero la oferta es muy limitada y las pocas hembras disponibles no hablan su idioma. Aunque él les canta cual mariachi, ellas parecen inmunes a sus encantos. Este San Valentín ha sido difícil. Lorenzo es una rana dorada de Madagascar (Mantella aurantiaca), una especie de anfibiocríticamente amenazado de apenas dos centímetros y cuyas poblaciones se han reducido hasta el punto de requerir el rescate de algunos ejemplares para evitar la extinción. Lorenzo nació en un programa de cría en condiciones controladas en el extranjero y los investigadores acaban de descubrir que su dialecto, forma y color son distintos al de los animales salvajes. Este hallazgo podría tener repercusiones fatales para la supervivencia de la especie. 

“Las hembras salvajes no parecen impresionadas con el canto de nuestros machos, sin embargo, las hembras nacidas en cautividad se vuelven locas con el de los ejemplares salvajes. Es como si comparas mi voz cantando en la ducha con la de Barry White” bromea el doctor Gerardo García.

Interpretación visual de la llamada de una Rana dorada salvaje. Extraído con permiso de Passos et al. 2021
Interpretación visual de la llamada de una Rana dorada salvaje. Extraído con permiso de Passos et al. 2021
Passos et al. 2021

Gerardo es conservador en el Zoo de Chester y uno de los responsables de los programas de investigación y reintroducción de ranas en Madagascar. En estudios recientes Gerardo y sus colegas han tratado de identificar y reducir las incompatibilidades de los animales que van a ser devueltos a su medio natural. Es lo más parecido a diseñar un Tinder para ranas amenazadas. “Nos dimos cuenta rápidamente de que las poblaciones salvajes eran muy diferentes a nuestros ejemplares del programa de cría y empezamos a investigar las implicaciones que estas diferencias podrían tener en su programa de conservación” añade Gerardo.

Las ranas doradas tienen dos criterios de selección de pareja. Por un lado, la llamada: sin un buen repertorio de “clics”las hembras no sabrán que existes. Y por el otro, obviamente el aspecto físico: las hembras buscan machos corpulentos y coloridos. Su piel naranja oscura casi roja no solo les ayuda a ligar, sino que además mantiene a raya a predadores avisando sobre su toxicidad. Sin este efectivo sistema de advertencia, se convierten en gominolas saltarinas para lagartos.

En los pocos lugares en los que todavía se pueden encontrar estos animales existe una gran competencia para conseguir pareja. Multitud de machos se colocan al borde de las charcas y cantan y luchan frenéticamente unos contra otros. “Obviamente nuestras endebles y paliduchas ranas no tendrían nada que hacer en esta competición” comenta Gerardo.

El Dr. Gerardo García con su equipo en Madagascar
El Dr. Gerardo García con su equipo en Madagascar
GERARDO GARCÍA

La baja densidad de animales en las poblaciones salvajes de Madagascar hizo imprescindible la intervención humana para asegurar su perpetuación. A través de la cría selectiva, los conservacionistas intentan multiplicar las líneas genéticas y por consiguiente reforzar la delicada situación de la especie. Para ello es preciso que los animales introducidos hablen el mismo dialecto y sean atractivos para los ejemplares locales. Algo en lo que Gerardo y su equipo ya están trabajando

Una discoteca para ranas

Para estimular a estas pequeñas ranas han diseñado un amplio habitáculo. Mediante un sistema de altavoces se introducen diversos sonidos que incluyen llamadas de machos salvajes, así como un repertorio de ruidos típicos de su hábitat natural. Los investigadores se han encargado personalmente de tomar muestras bioacústicas en su medio para asegurar que la música que se pincha en esta discoteca de ranas incluya solo el mejor sonido. Este paisaje sonoro ofrece la motivación perfecta para que las ranas del programa de cría mejoren su afinación. “Nuestros machos se mosquean muchísimo cuando oyen la llamada de un macho salvaje, es evidente que conocen sus limitaciones” nos dice Gerardo que espera que aprendan a imitar las llamadas de los ejemplares salvajes.

Un salón de belleza anfibia

Además, el habitáculo se convierte en un centro de entrenamiento anfibio gracias a la colocación de los distintos altavoces en varios puntos, lo que obliga a las ranas a moverse de un lado al otro recorriendo mayores distancias para defender el territorio. También se ha modificado su dieta suministrando carotenoides para maquillar su coloración y que se asemeje a la de los ejemplares salvajes. Con todo una vez finalizado el tratamiento, los investigadores creen que los ejemplares estarán listos para la vida salvaje y para competir con los tronistas de los bosques de Madagascar.

La doctora Luiza Passos tomando muestras
bioacústicas en Madagascar.
La doctora Luiza Passos tomando muestrasbioacústicas en Madagascar.
GERARDO GARCÍA

La importancia de las ranas de Madagascar

La rana dorada es un importante bioindicador cuya presencia implica que un ecosistema está relativamente intacto y lleno de vida. Allí donde habitan las ranas doradas viven también otros animales amenazados como el indri, la fosa o el aye-aye.

Lamentablemente la rana dorada es solo un ejemplo del impacto de la pérdida, alteración y fragmentación del hábitat causada por las acciones del hombre durante las últimas décadas. Madagascar es el tercer país con mayor índice de biodiversidad donde además el 80% de sus especies son endémicas (4). Sin embargo, Madagascar también continúa siendo uno de los países con la mayor pérdida de bosques. Hoy en día los recursos naturales son extraídos de manera intensiva e insostenible para la fabricación de muebles de lujo y teléfonos móviles. Mientras, la población malgache continúa siendo de las más pobres del mundo.

El Indri es el mayor lemúr que existe y está críticamente amenazado de extinción.
El Indri es el mayor lemúr que existe y está críticamente amenazado de extinción.
GERARDO GARCÍA

Resolver los problemas de inequidad, pobreza y deforestación requiere poner el foco en esta isla olvidada, con escasa atención internacional y emprender grandes acciones, nuevas legislaciones, acuerdos de sostenibilidad y comercio justo.

Pequeñas acciones como el reciclado de móviles o asegurarnos de que los muebles que compramos sean de madera extraída de bosques sostenibles, también cuentan para reducir la demanda de los recursos que extraen de los bosques de Madagascar. Toda acción es buena para asegurar que Lorenzo tiene un bosque al que volver y una Valentina a la que cortejar una vez recupere su toque salvaje.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento