Las autoridades penitenciarias han explicado que Josef Fritzl, condenado a cadena perpetua por secuestro, violación y asesinato por omisión de socorro, ha pasado "bien" y con "cierto alivio" su primera noche tras la sentencia.

Fritzl cuenta en todo momento con ayuda psicológica
Los expertos que atienden a Fritzl como medida para
prevenir un suicidio han detectado "un cierto alivio" en el condenado una vez que ha acabado el proceso y ha aceptado la condena, explicó a la prensa Erich Huber-Günsthofer, responsable de la prisión de Sankt Pölten en la que de momento está internado.

Huber-Günsthofer precisó que en estos primeros momentos tras la condena se está vigilando a Fritzl de forma más estrecha como medida cautelar y cuenta en todo momento con ayuda psicológica.

Un jurado popular formado por cinco mujeres y tres hombres determinó el jueves de forma unánime que el conocido como 'monstruo de Amstetten' es culpable de todos los cargos que se le imputaban, incluido un asesinato por omisión de auxilio, por lo que se le condenó a cadena perpetua.

Fritzl encerró y violó en el sótano de su casa durante 24 años a su propia hija, un incesto que causó el nacimiento de siete niños, y que la fiscal del caso definió como un "martirio inimaginable".