El conservador Rebelo de Sousa logra la reelección en Portugal en una elecciones marcadas por la pandemia

  • El presidente se impuso al utraderechista André Ventura, que consiguió un gran avance, y a la socialista Ana Gomes.
  • La izquierda, cuyos tres candidatos juntos apenas sumaron el 20%, fue la gran derrotada de los comicios.
Marcelo Rebelo de Sousa, en Lisboa, durante su discurso tras ser reelegido presidente de Portugal.
Marcelo Rebelo de Sousa, en Lisboa, durante su discurso tras ser reelegido presidente.
EFE
Marcelo Rebelo de Sousa, en Lisboa, durante su discurso tras ser reelegido presidente.
EFE

No hubo sorpresas. Portugal reeligió este domingo a al carismático Marcelo Rebelo de Sousa para ocupar la Presidencia por otros cinco años en unas elecciones inéditas marcadas por la abstención y el confinamiento impuesto por la COVID-19, que golpea con dureza al país con más de 200 muertos diarios en la última semana.

Los vaticinios sobre una abstención histórica se cumplieron y la cifra superó el 60%, según los primeros datos provisionales, pero erraron los pronósticos de quienes apuntaban una segunda vuelta.

Con alrededor del 90% de los votos escrutados, Rebelo se apuntaba el 61,2%, un resultado que consolida sus apoyos entre la derecha moderada y su avance entre los votantes socialistas.

El segundo lugar se disputa voto a voto entre la ex eurodiputada socialista Ana Gomes y el líder de la extrema derecha, André Ventura.

El resto de aspirantes queda por debajo del 5%: los izquierdistas Marisa Matías y João Ferreira, el liberal Tiago Mayan y el independiente Vitorino Silva.

En plena tercera ola

Más de 9,9 millones de electores, un millón y medio en el extranjero, estaban llamados a las urnas para elegir al jefe del Estado en plena tercera ola de pandemia.

Fue una jornada inédita, con largas filas de votantes, no tanto por la afluencia masiva a los colegios electorales sino por las medidas anticovid que ralentizaron el proceso.

Una jornada también en la que se registró un nuevo récord de víctimas por la pandemia en el país: 275 muertos y 11.721 contagios desde el sábado, un drama que anuncia un segundo mandato difícil para Rebelo de Sousa.

Moderación para una etapa convulsa

"Quien no quiere complicaciones en medio de la tormenta, elige estabilidad", resumía hoy el analista Paulo Portas, para explicar el éxito de Rebelo de Sousa en las urnas.

A sus 72 años, Rebelo afianza su base en la derecha conservadora y arañaapoyos entre los votantes socialistas.

Este político conservador, carismático y cercano a los ciudadanos -una cualidad que se ha traducido en una valoración envidiada por buena parte de la clase política lusa- es consciente del desafío que asume en un país, que empezaba a levantar cabeza tras el rescate de la "troika" y que enfrenta de nuevo el fantasma de la crisis por el golpe de la COVID-19.

Será un árbitro dispuesto a intervenir en caso necesario, como ha hecho durante su primer mandato, siempre dentro de los límites constitucionales. No en vano este experto en Derecho Constitucional participó como diputado en la redacción de la Carta Magna lusa y conoce bien sus márgenes.

Entre sus atribuciones, disolver el Parlamento, convocar elecciones e incluso vetar leyes.

"Estabilidad política"

Además, no ha dudado en tirar de vez en cuando de las orejas al Gobierno del socialista António Costa. Su excelente relación no ha estado exenta de encontronazos, el más sonado en 2017, tras los incendios que dejaron un centenar de víctimas y que derivaron en la renuncia de una ministra.

Tampoco se ha mordido la lengua en las últimas semanas, en plena campaña electoral, sobre la gestión de la tercera ola de la pandemia que ha convertido a Portugal en el primer país del mundo en cuanto a número de contagios por habitante.

Su victoria ha sido aplaudida desde la derecha y la izquierda, en especial por los socialistas, que gobiernan en minoría y que reciben su triunfo como "una buena noticia" porque aporta "estabilidad política y continuidad para una práctica responsable de cooperación institucional".

Valores, subrayan los socialistas, que "son todavía más importantes considerando la crisis que estamos atravesando".

El significado de la abstención

Una abstención que ronda el 60% es, sin duda, llamativa en cualquier elección, pero considerando el cuadro creado por la pandemia en un país confinado demuestra la extraordinaria voluntad de los portugueses por votar.

"La abstención ha sido más elevada de lo que se esperaba", aunque "con la pandemia hay que agradecer a los portugueses que hayan acudido a votar", admitía Marcelo Rebelo de Sousa.

También los socialistas han reconocido el esfuerzo de los ciudadanos por acudir a las urnas en el escenario de la COVID-19.

Un esfuerzo que ha frustrado los vaticinios de quienes adelantaban una abstención superior al 70% -que inicialmente podría haber beneficiado más a la extrema derecha- y de quienes apostaban por una segunda vuelta, que hubiera complicado el proceso por las limitaciones que impone la pandemia.

Crecimiento de la ultraderecha

A veces, perder puede ser una victoria. Es el caso del ultraderechista André Ventura, el líder de Chega (Basta), que ha dado un paso de gigante en estas elecciones, pasando del 1% que logró con su estreno en 2019 al 12% que le adjudicaban los resultados provisionales.

Con un mensaje populista que replica los tópicos de la extrema derecha europea, Ventura ha conseguido con esta campaña electoral una proyección impensable.

André Ventura, líder del partido de ultraderecha Chega (Basta), tras conocer los resultados de las elecciones presidenciales en Portugal.
André Ventura, líder del partido de ultraderecha Chega (Basta), tras conocer los resultados de las elecciones presidenciales en Portugal.
JOSE SENA GOULAO / EFE

Este excomentarista deportivo de 38 años ha sabido aprovechar el descontento de los votantes de derecha y el hartazgo de un electorado que barrunta una nueva crisis para ganar peso político.

Se define como "liberal y conservador" y agita la crispación en un país dominado por la contención y los consensos políticos.

La descalificación y la agresividad han caracterizado su campaña. Llegó a referirse al líder conservador Rui Rio como "travesti de la derecha", cargó contra la izquierdista Marisa Matias por pintarse los labios de rojo y obligó a Rebelo a marcar distancias: "Somos derechas distintas".

La izquierda, la gran derrotada

En contraste con la subida de la ultraderecha, la izquierda ha sido la gran derrotada de estas elecciones "sui generis". La suma de los votos de los tres candidatos izquierdistas apenas supera el 20%.

La ex eurodiputada socialista Ana Gomes -que no recibió el apoyo oficial del Partido Socialista para su candidatura- peleaba por un segundo puesto con apenas el 12% de votos. Muy debajo del 37% que cosechó el PS en las elecciones generales, aunque, subrayan desde el socialismo, los resultados de ambas convocatorias no son extrapolables.

El mayor error de Gomes, admitía este domingo el socialista Fernando Medina, alcalde de Lisboa, es que no ha sabido marcar distancias con la candidata del Bloco de Esquerda, Marisa Matías, ni lanzar un mensaje capaz de convencer al votante de centro.

Centristas y socialistas moderados optaron por Rebelo de Sousa, mientras la izquierda se movilizó menos que la derecha y votó a Matías y al comunista João Ferreira. "Ana Gomes ocupó el espacio de la izquierda democrática", defienden sus colaboradores.

Gomes y Matías, las dos mujeres que aspiraban a la Presidencia, fueron, durante la campaña, las más atacadas por el ultraderechista Ventura. "Asumió la campaña con coraje", insistían este domingo los colaboradores de Ana Gomes.

A juzgar por los resultados, el coraje no era suficiente en estas presidenciales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento