La Seguridad Social asegura en el juicio por la muerte por amianto de José María Íñigo que solo cotizó 45 días en RTVE

José María Íñigo.
José María Íñigo.
GTRES

Este jueves se celebró el juicio por la muerte de José María Íñigo, el mítico periodista que falleció en 2018 tras ser diagnosticado años antes con un mesotelioma pleural, un tumor poco común ocasionado por la exposición prolongada al amianto. La familia continuó con el proceso legal contra la Seguridad Social y contra RTVE comenzado por él mismo para que su enfermedad fuera reconocida como Enfermedad Profesional.

El Estudio 1 construido en los años 70 en Prado del Rey (Pozuelo de Alarcón, Madrid) en el que trabajó el presentador y voz habitual de Eurovisión estaba aislado con una cobertura con fibra de amianto que insonorizaba los platós. Aunque el grupo de comunicación lo intentó solucionar con el paso de los años, hasta que finalmente demolió varias naves en 2011 y 2012, esto podría haber provocado que algunos trabajadores inhalaran este compuesto mineral durante muchos años.

Desgraciadamente, el periodista no pudo llegar a ver su juicio tras fallecer en mayo de 2018 a los 75 años, pero su familia fue quien continuó con el litigio que comenzó este jueves presentando su acusación contra la Seguridad Social.

Según informó Vertele, fuentes cercanas al proceso judicial aseguran que la defensa de la administración alegó que en la vida laboral de José María Íñigo solo constan 45 días cotizados en RTVE y son después de 2004. De este modo, parece que la Seguridad Social solo tiene registrada su segunda etapa en el ente público, pero no su labor en las décadas de los 60, 70 y 80, años en los que se hizo un rostro conocido en la cadena y trabajó en los citados platós aislados con fibra de amianto.

Además, la parte demandada asegura que, de estos días trabajados, solo "cuatro o cinco" fueron en el Estudio 1, por lo que sostiene que su posible intoxicación por amianto no podría haberse dado en RTVE. Por su parte, la familia recuerda que el periodista también tenía su despacho en el mismo recinto, realizaba programas en directo de horas de duración y ensayaba dichas grabaciones.

Estos años cotizados podrían deberse a que en su primera etapa en RTVE, el ente público tendría contratado a José María Íñigo mediante una productora o una subcontrata. Y, para demostrar su labor durante décadas, la familia ha aportado los contratos que reconocen que el periodista fue su trabajador durante años.

Tal y como informó el citado medio, el juicio queda visto para sentencia y el fallo será revelado en el próximo mes, lo cual revelará si RTVE debe reconocer la supuesta intoxicación por amianto como una Enfermedad Profesional y se sabrá qué sucedió con las décadas de trabajo que no constan en la Seguridad Social.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento