La Guardia Civil ha concluido en Venta de Baños (Palencia) una operación contra el narcotráfico, denominada "Operación Pasarela", que comenzó hace seis meses, en la que ha detenido a 11 personas y se ha incautado de 2,2 kilos de coca, 900 gramos de hachís, 62 gramos de aceite de hachís y 56.900 euros en metálico, así como de cinco vehículos.

Fuentes de la Guardia Civil han informado de que los agentes de la Unidad Antidroga de la Comandancia de Palencia han desmantelado la red, responsable de uno de los puntos negros de venta de estupefacientes más importante de Palencia.

Tres fases

La primera fase de la operación se desarrolló en noviembre del pasado año, con la detención de un varón de 28 años, de nacionalidad colombiana.

En la segunda fase de la operación, efectuada el pasado mes de febrero, se detuvo a cuatro individuos, de 29, 25, 37 y 51 años; los tres primeros de nacionalidad colombiana y residentes en Madrid, y el último español, residente en Venta de Baños. La Guardia Civil los detuvo justo en el momento en que iban a realizar una importante transacción de cocaína, en las cercanías de la localidad vallisoletana de Tordesillas.

En la tercera y última fase, la Guardia Civil ha detenido a otros seis hombres, de 20, 28, 38, 40, 41 y 53 años, de nacionalidad española, todos ellos residentes en Venta de Baños, a los que se les imputa un delito contra la salud pública derivado del tráfico de drogas.

La Guardia Civil ha realizado entradas y registros en diferentes viviendas de la localidad de Venta de Baños, donde se ha incautado de otros efectos, como básculas para el pesaje de la droga; dinero en metálico; un revólver y una pistola detonadora simulada; sustancias de corte para adulterar la cocaína, así como hachís y aceite de hachís y teléfonos móviles.

Asimismo, la Guardia Civil ha decomisado cinco vehículos, entre los que se encuentran una motocicleta de gran cilindrada y un turismo de gama alta.

Traían la droga de colombia

Con esta operación, las mismas fuentes han informado de que la Guardia Civil ha conseguido desmantelar completamente una red de narcotraficantes que importaba la droga directamente desde el país de origen.

Posteriormente, la distribuía al pormenor en la localidad de Venta de Baños, pasando por el intermediario residente en esa localidad, quien a su vez la distribuía tanto en la provincia de Palencia, como en otras cercanas como Cantabria, Valladolid y Guipúzcoa.

El juez ha decretado el ingreso en prisión provisional y sin fianza a siete de los once detenidos.