El enfado de un británico al que le confiscaron parte de su compra en la frontera de Gibraltar por el 'brexit'

Control de acceso en Gibraltar, este viernes
Control de acceso en Gibraltar.
EFE/ A. Carrasco Ragel

Una de las novedades del año 2021 es la entrada en vigor del 'brexit', es decir, la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Pese a que en el caso de España con Gibraltar se ha llegado a un acuerdo, hay cosas que han cambiado. Y un ciudadano británico acostumbrado a cruzar por la verja lo ha comprobado en sus propias carnes.

Tal y como recoge The Sun, Joseph Lathey es un británico de 27 años que vive desde niño en Sabinillas, Málaga. Recientemente pasó a la colonia británica para hacer algunas compras.

A la vuelta, Lathey dijo que le mostró al guardia español de turno el contenido de esta bolsa "solo como una cortesía" y se sorprendió por lo que sucedió después.

"Normalmente solo echan un vistazo y te saludan. Pero esta vez, casualmente comenzó a revisar las cosas. Parecía un poco confundido, lo que me sorprendió un poco porque eso nunca sucede. Entonces me pidió que me hiciera a un lado y me llevó con los tipos que normalmente revisan el tabaco y el alcohol", explicó Lathey.

Según su testimonio, el agente español empezó a sacar productos y a leer las etiquetas. Finalmente, el joven tuvo que deshacerse de una salsa, de unas samosas, un pan y algunas especias. Por no tirarlas, decidió regresar a La Roca y revender los productos.

Lathey estima que solo pudo quedarse con casi 7 euros de su compra de más de 48 euros.

Lathey dijo: "La policía fronteriza quería quitarme las samosas porque dijeron que contenían verduras procesadas. Había una bolsa de clavo, chile en polvo, un poco de salsa teriyaki o algo así, y el pan plano. También tenía una salsa Peri-Peri de Nando's. Tenía puré de cebolla en los ingredientes y esa es una de las cosas que me dijeron: 'mira, tiene verduras procesadas, no puedes pasarlo'".

El joven, que quería que Gran Bretaña permaneciera en la Unión Europea, pensaba que las nuevas reglas solo prohibían la carne y los lácteos.

A pesar de estar convencido de que los guardias fronterizos no estaban seguros de las reglas, Lathey dijo sentirse impotente para discutir con los agentes, porque la documentación que le mostraron estaba en castellano.

"Cuando se trata de la policía fronteriza, no se puede discutir con ellos", dijo. "Si te dicen que no, entonces eso es todo, a menos que tengas un abogado contigo, ¿cómo se supone que voy a argumentar mi caso? Toda la documentación que tenían estaba en español. Hablo bastante bien el español, llevo aquí unos 20 años... pero no estoy acostumbrado a leer la jerga jurídica de un documento redactado por el gobierno andaluz", dijo Lathey.

"El oficial de aduanas claramente no sabía de memoria ninguna de estas leyes, tenía que hacer referencia a los documentos que tenía y parecía tan confundido por la jerga legal como yo", añadió a su testimonio.

El joven vaticina que pronto habrá contrabando: "Obviamente, podemos comprar todo lo que necesitamos en España, no hay ningún problema allí. Pero algunas cosas, como el chocolate Cadbury's o las galletas digestivas... todo ese tipo de cosas, solo están en Gibraltar".

"Les puedo garantizar que todos seguirán comprando esas cosas, simplemente encontrarán formas imaginativas de hacerlo", concluyó el joven.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento