El acusado de agredir a una menor en un tren: "Me doy asco a mí mismo"

  • Comienza el juicio por la agresión racista del 7 de octubre de 2007.
  • Ocurrió en el interior de un vagón de los Ferrocarriles catalanes.
  • Una cámara grabó los manotazos y la patada a la menor ecuatoriana.
  • El chico se enfrenta a tres años de cárcel.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BARCELONA.

El joven procesado por laagresión racista a unachica ecuatoriana de 15 años en un tren de los Ferrocarriles de la Generalitat, Sergi Xavier M.M., ha afirmado en el juicio contra él que no recuerda nada de lo acontecido el día de los hechos porque iba borracho y drogado y, tras ver el vídeo de la agresión, ha añadido: "Me doy asco a mí mismo. Ese día no era yo".

El chico, que se sienta este jueves en el banquillo de los acusados en una vista que se está celebrando en la Audiencia de Barcelona, ha respondido así a las preguntas de su abogado y ha rechazado contestar a los letrados de las otras partes personadas, Fiscalía y Generalitat.

Sergi Xavier ha precisado que el día de la agresión había bebido algunos cubalibres y cervezas y había ingerido pastillas de éxtasis. Y ha dicho sentirse arrepentido por lo que hizo ya que "nadie merece lo que le hice a esa chica".

El joven afronta una petición de condena de tres años de prisión solicitada por la Fiscalía, que considera que la agresión, ocurrida el 7 de octubre de 2007 en el interior de un vagón de los Ferrocarriles, constituye un delito contra la integridad moral y otro de lesiones.

La agresión quedó grabada por las cámaras de seguridad del tren. En las imágenes se ve al imputado, vecino de Santa Coloma de Cervelló (Barcelona), propinando diversos manotazos y una patada a la menor, mientras le lanza improperios e insultos racistas, ante la pasividad de otro viajero que iba en el vagón.

Sin ver a la menor

La acusación pública pide que se prohíba al acusado cualquier tipo de comunicación durante cuatro años con la víctima, y que se le condene a pagar una indemnización. A raíz de la agresión, la menor sufrió un cuadro de ansiedad compatible con un estrés postraumático moderado, según la acusación pública.

El acusado argumentó hace meses en su defensa que en el momento del suceso "estaba borracho".

En el juicio, que se celebrará en el juzgado de lo penal número 16 de Barcelona, la

Generalitat, que se ha personado como acusación popular, pedirá una pena de
20 meses de cárcel y una multa de 750 euros, así como que se prohíba al acusado acercarse a la comarca de la víctima durante dos años. 

También solicita que se condene a Sergi Xavier a seguir dos cursos educacionales y formativos en sendas ONG, una que luche contra el racismo y otra que trabaje para prevenir la violencia machista.

Las
imágenes de la agresión tuvieron una
gran difusión mediática y despertaron una gran
indignación no sólo en España sino
Mostrar comentarios

Códigos Descuento