Las familias y empresas que se declararon en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) ascendieron a 2.902 durante 2008, lo que supone un incremento del 197,3% respecto a 2007.

Según la Estadística de Procedimiento Concursal del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicada este jueves, en total, el número de familias en concurso fue de 374 el año pasado, un 289,6% más que en 2007, mientras que el de empresas sumó 2.528, con un incremento del 187,3% respecto a 2007.

Las empresas concursadas son mayoritariamente de la construcción, industria e inmobiliaria

Según el tipo de concurso, 2.725 fueron voluntarios, un 218,7% más que el año anterior, y 177 necesarios, un 46,3% más. Atendiendo a la clase de procedimiento, los abreviados aumentaron un 150,8% en tasa interanual, mientras que los ordinarios repuntaron un 258,2%.

El 67,2% de las empresas concursadas en 2008 tenían como actividad principal la construcción, industria, inmobiliarias y servicios empresariales.

Con la entrada en vigor de la Ley Concursal el 1 de septiembre de 2004, el INE sustituyó la antigua estadística de suspensiones de pagos y declaraciones de quiebra por la de procedimiento concursal, reemplazando los conceptos jurídicos de suspensión de pagos y declaración de quiebra por el de concurso de acreedores, denominándose deudores concursados a las entidades sometidas a este proceso.

Este dato se complementa con el de las 5.193 empresas presentaron en España un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de enero a noviembre del pasado año, según datos del Ministerio de Trabajo e Inmigración. Estos EREs afectaron a un total de 95.000 trabajadores.