La mala leche, de la 'A' a la 'Z'

  • Ambroise Bierce sorprendió en 1886 con un glosario ácido y satírico cuyas definiciones siguen hoy vigentes.
  • Por su particular manera de ver el mundo, burlona y mordaz, pasaron los términos más comunes, adquiriendo nuevos significados.
En 'El diccionario del diablo' es el demonio el que dicta los significados.
En 'El diccionario del diablo' es el demonio el que dicta los significados.
20MINUTOS.ES
Hacemos un resumen de El diccionario del diablo, de
Ambroise Bierce. No confíe mucho en esta selección, porque
Pluma (por periodista) es: «Herramienta de tortura producida por un ganso y blandida, habitualmente, por un asno».

Amor. Locura temporal que se cura con el matrimonio (...). Esta enfermedad, como la caries y muchos otros achaques, sólo se da entre las razas civilizadas (...)._A veces resulta fatal, pero sobre todo para el médico más que para el paciente.

Bruja. Vieja fea y repulsiva que mantiene una perversa relación con el diablo. 2. Joven bella y atractiva, cuya perversidad supera con creces la del diablo.

Cobarde. El que en una situación peligrosa piensa con las piernas.

Desprecio. Sentimiento de un hombre sensato hacia un enemigo demasiado poderoso para oponerse a él sin riesgo.

Entusiasmo. Cierto trastorno nervioso que padecen los jóvenes y las personas sin experiencia. Pasión que antecede a la renuncia.

Periodo de la vida humana comprendido entre la idiocia de los primeros meses de vida y la tontería de la juventud"

Futuro. Periodo de tiempo en el que nos van bien las cosas, nuestros amigos son sinceros y nuestra felicidad está asegurada.

Gramática. Sistema de obstáculos cuidadosamente dispuestos para los pies del autodidacta a lo largo del camino por el que avanza hacia la distinción.

Homicidio. Asesinato de un ser humano a manos de otro. Hay cuatro tipos de homicidio: criminal, perdonable, justificable y digno de elogio; aunque al muerto no le importa mucho si cayó víctima de uno u otro tipo: la clasificación es para ayudar a los abogados.

Infancia. Periodo de la vida humana comprendido entre la idiocia de los primeros meses de vida y la tontería de la juventud, a dos pasos del pecado de la madurez y a tres del remordimiento de la vejez.

Juego. Pasatiempo en el que el placer se debe en parte a la conciencia de lo que se ha ganado para uno mismo, pero sobre todo a la contemplación de las pérdidas ajenas.

Krishna. Forma en que se encarnó el supuesto dios Visnú. Ciertamente, una historia muy verosímil.

Molusco viscoso y deforme que el hombre civilizado tiene la audacia de comerse con tripas y todo"

Loco. Que sufre un alto grado de independencia intelectual; que no se ajusta a los moldes de pensamiento, habla y acción que han definido los espíritus conformistas tras estudiarse a sí mismos (...). En dos palabras: poco común.

Médico. Persona en la que depositamos nuestras esperanzas cuando estamos enfermos y sobre la que nos gustaría depositar los colmillos de nuestros perros cuando estamos sanos.

Navidad. Día distinguido y consagrado a la glotonería, las borracheras, el sentimentalismo, la recepción de regalos, el aburrimiento público y la vida doméstica.

Ñoño. Que tiene la calidad de una revista poética.

Ostra. Molusco viscoso y deforme que el hombre civilizado tiene la audacia de comerse con tripas y todo. Los caparazones a veces se los dan a los pobres.

Político. Anguila que mora en el lodo sobre el que se erige la superestructura de la sociedad organizada. Cuando se remueve confunde la agitación de su cola con el temblor del edificio. Si se le compara con el gran estadista, tiene la desventaja de estar todavía vivo.

Quedarse. Tratar con la merecida indiferencia la notificación del casero de que ha alquilado la vivienda a otros dispuestos a pagarle.

Wall Street es una guarida de ladrones sirve como consuelo a los ladrones fracasados

Radicalismo. El conservadurismo del mañana inyectado en los asuntos del hoy.

Suplicar. Pedir algo con insistencia proporcional al convencimiento de que no se lo darán.

Tumba. Lugar en el que se coloca a los muertos para que esperen la llegada del estudiante de Medicina.

Urraca. Pájaro cuya propensión al robo hizo pensar a alguien que tal vez podría enseñársele a hablar.

Viejo. Que se encuentra en una etapa en que su utilidad no es compatible con la ineficacia general.

Wall Street. Símbolo del pecado que debe reprobar todo diablo. La creencia de que Wall Street es una guarida de ladrones sirve como consuelo a los ladrones fracasados, consuelo que utilizan para sustituir la esperanza de ir al Cielo.

X. En el alfabeto inglés es una letra innecesaria, lo que le da invulnerabilidad a los ataques de los reformadores del idioma.

Yanqui. En Europa, un norteamericano. En los estados norteños de la Unión, nativo de Nueva Inglaterra.

Zigzaguear. Desplazarse hacia delante con vacilaciones, de un lado a otro, como el que lleva a hombros la carga del hombre blanco.

Ambroise Bierce, mordaz y vividor

Sereno, camarero, albañil, algodonero y periodista, la vida de Ambroise Bierce, autor de El diccionario del diablo, está marcada por la pulsión viajera y el gusto por reírse de casi todo. Nació en Ohio (EE UU) en 1842, y con 15 años dejó a su familia y se marchó a Indiana.

La crítica mordaz y la sección satírica fueron sus especialidades como redactor y escritor. Si sus inicios fueron variopintos, no lo fue menos su final. Emprendió un viaje a los 71 años que le llevó a México. Desapareció sin dejar rastro.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento