El mar Egeo tiembla: ¿por qué se producen terremotos como el de Grecia y Turquía?

varios hombres sobre un edificio derrumbado tras el terremoto. Según informes de medios turcos, decenas de edificios fueron destruidos por el terremoto.
Escombros tras el derrumbe de edificios.
EFE/EPA/Mehmet Emin Menguarslan

Un terremoto de gran magnitud ha sacudido en el mediodía de este viernes a Grecia y Turquía provocando el pánico entre la población y el derrumbe de numerosos edificios. El epicentro del seísmo se ha localizado en el mar Egeo, a escasos 17 kilómetros de la costa de Turquía, afectando a gran parte del oeste del país y a varias islas griegas como Samos. 

Se ha confirmado que el terremoto ha alcanzado una magnitud de 6,6 en la escala Richter en Grecia y de 6,8 en Turquía, por lo que se ha podido sentir también en ciudades como Atenas y Estambul. El alcance ha sido tal que ha provocado un pequeño tsunami en la costa del mar Egeo.

¿Qué origina este fenómeno?

Un terremoto es un movimiento o temblor intenso de la superficie terrestre originado al liberar bruscamente la energía acumulada en forma de ondas sísmicas. En base a su magnitud, origen y profundidad puede desencadenar otra serie de fenómenos como tsunamis o un incremento de la actividad volcánica. 

La corteza terrestre y la capa superior viscosa reciben el nombre de litosfera, que a su vez está compuesta por las famosas placas tectónicas. Estas se mueven de forma constante y se van desplazando lentamente dando lugar a diferentes tipos de temblores. De hecho, los seísmos son algo muy común y ocurren de forma regular, aunque no a tales magnitudes. 

Suelen producirse por el deslizamiento súbito de la corteza terrestre en torno a una falla, esto es, una grieta producida por el movimiento de las placas. La energía que se libera originando sacudidas y vibraciones viaja por la Tierrra en forma de ondas sísmicas que pueden sentirse incluso a cientos de kilómetros del epicentro, zona donde se origina el fenómeno.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento