Bruce Jeffrey Pardo
Bruce Jeffrey Pardo. (REUTERS)

El hombre que asesinó a nueve personas vestido de Papá Noel e incendió la casa de sus ex suegros en California, EEUU, pensaba huir a Canadá, reveló la policía de ese estado.

Pero Bruce Jeffrey Pardo, un trabajador de la industria aeroespacial que había sido despedido, se suicidó de un balazo en la casa de su hermano a la que llegó, pese a que las llamas afectaron al traje navideño que le causaron heridas graves en su cuerpo, dijo un portavoz policial.

En los restos del traje la policía encontró billetes de avión a Canadá y 17.000 dólares en efectivo, dijo Kim Raney, jefe de policía de la localidad de Covina, un suburbio de Los Ángeles.

Pardo, de 45 años, llegó el día de Nochebuena a la casa de los padres de su ex esposa Sylvia, donde comenzaba una fiesta a la que asistían unas 24 personas, señaló Raney en una conferencia de prensa.

Llevaba cuatro armas de fuego y un aparato para arrojar combustible, envuelto con papel de regalo.

Su primera víctima fue una niña de 8 años que acudió a abrir la puerta. Después de matarla a quemarropa de un balazo en la cara comenzó a disparar, especialmente a familiares de su ex esposa.

"Existe información de que comenzó a ejecutar a sus víctimas", señaló Raney.

No se han podido identificar los cuerpos de las nueve víctimas

Cumplido su objetivo, el hombre se retiró y comenzó a verter combustible dentro de la casa. Los vapores entraron en combustión, al parecer, debido a la acción de una llama piloto, dijo el policía.

El fuego fue tan intenso que hasta ahora no se han podido identificar los cuerpos de las nueve víctimas, dijo un portavoz policial. Tampoco se sabe si murieron por efecto de las balas o de las llamas.

El agente declinó establecer si entre esas víctimas se encuentra la ex esposa de Pardo o los padres de la mujer, aunque indicó que en estos momentos han sido dados por desaparecidos.

Además, "Pardo resultó gravemente herido durante la deflagración. Sufrió quemaduras de tercer grado en ambos brazos y el traje de Papá Noel que vestía se derritió en su cuerpo", agregó.

Pese a las quemaduras, el hombre logró llegar a la casa de su hermano en la localidad de Sylmar, a unos 70 kilómetros de distancia, y en el interior de la vivienda se suicidó de un disparo en la cabeza.

Pardo, quien no tenía antecedentes policiales, se había divorciado a comienzos de este año y las autoridades creen que ese fue el principal motivo que lo llevó hasta la casa de sus ex suegros en la noche del miércoles.

Documentos judiciales difundidos hoy indican que la última audiencia para la separación de bienes del matrimonio disuelto fue el pasado 18 de diciembre y que Pardo estaba sin empleo desde julio.