La Audiencia Provincial ha absuelto a N.L.M., el ex guardia civil de Roquetas de Mar (Almería) acusado de secuestrar el 9 de abril de 2000 a dos inmigrantes para conocer a través de ellos el paradero de dos subsaharianos que, días antes, le estafaron 84.000 euros mediante el método de los billetes tintados.

Los dos secuestrados no acudieron a testificar en el proceso
Frente a los dieciséis años y medio de cárcel que reclamaba el ministerio público por dos delitos de secuestro, uno de robo con violencia y otro de allanamiento de morada, la sección primera de la Audiencia de Almería ha dictado la absolución del acusado por falta de pruebas suficientes para enervar su presunción de inocencia.

La sentencia argumenta esta decisión en las "deficiencias procesales insubsanables" por las que las dos supuestas víctimas no prestaron declaración durante el juicio que se celebró por esta causa, al tiempo que advierte al ministerio público que las pruebas de cargo "no pueden basarse únicamente en sospechas y conjeturas".

Amordazados y golpeados

Los hechos sobre los que ahora se ha declarado la inocencia del hombre de 54 años y natural de Turón (Granada), se remontan al 9 de abril de 2000, cuando dos inmigrantes naturales del Congo y de Guinea Conakry fueron abordados en Roquetas de Mar y trasladados a una discoteca en desuso propiedad del acusado.

Desde allí, estos dos jóvenes fueron atados, golpeados y amordazados antes de su traslado a un cortijo próximo a la citada localidad granadina, también del ex agente, desde donde uno de los subsaharianos retornó a Roquetas de Mar junto a sus captores.

Mientras esto ocurría, el segundo hombre capturado logró huir del sótano del cortijo en el que le habían encerrado, tras lo que denunció lo ocurrido ante la Guardia Civil, uno de cuyos agentes afirmó durante la vista oral que el ex agente, tras su detención, confesó espontáneamente los hechos, si bien lo hizo sin la presencia de su letrado y sin que se hubiera dado lectura a sus derechos.

La sentencia, que considera probados los hechos anteriormente descritos, asevera que no existe constancia de que N.L.M. participara en ellos con la intención, como quedó de manifiesto durante el proceso, de que los inmigrantes le facilitaran la ubicación de dos ciudadanos subsaharianos que, días antes, le habían estafado unos 84.000 euros en la compra de un vehículo

CONSULTE AQUÍ OTRAS NOTICIAS DE ALMERÍA