Diana Riba (ERC): "Europa debe contar con los mecanismos adecuados para garantizar justicia y democracia"

  • Desde Esquerra, la eurodiputada avisa de que la gestión de los fondos "no puede centralizarse".
La eurodiputada de ERC, Diana Riba.
La eurodiputada de ERC, Diana Riba.
Genevieve ENGEL

Diana Riba asume que es pronto para hacer balance de la respuesta de la UE ante la crisis del coronavirus, pero lo que sí tiene claro la eurodiputada de ERC es que los fondos de recuperación "no serán la cura de todos los males" y que la lista de retos es larga. Así lo expresa para 20minutos el día que Bruselas acoge el debate sobre el estado de la Unión.

¿Qué lecciones ha aprendido la UE con la pandemia?

Es temprano para hablar de lecciones cuando aún estamos en plena crisis. Nos falta perspectiva histórica. En todo caso, lo que sí que sabemos es que cuando la pandemia llegó a la Unión Europea vimos como, de facto, esta desapareció. Esto es un hecho sobre el cual debemos reflexionar y nos debería preocupar. Ante una de las mayores crisis, los Estados europeos levantaron sus fronteras y no existió un procedimiento de coordinación efectivo entre ellos. Se impuso la ley del más fuerte y cada país actuó de forma independiente y competitiva entre sí. No fue hasta pasadas las semanas que la Comisión cogió el timón y vimos cierta proactividad de Europa en la gestión de la pandemia. E incluso así, mientras la Eurocámara exige de forma muy mayoritaria una respuesta ambiciosa, rápida y conjunta ante la crisis, estas exigencias chocan con las reticencias del Consejo y los intereses individuales de los Estados.

Aunque tal vez sea temprano para sacar conclusiones, creo que hay algo que sí podemos afirmar: la visión 'estatalista' que gobierna la Unión Europea entorpece la toma de decisiones y la efectividad ante una crisis que exige agilidad y efectividad. Tal vez si el Parlamento hubiera tenido más capacidad de actuación y más peso dentro del entramado institucional europeo, la respuesta hubiera sido notablemente más ambiciosa.

¿En qué aspectos o medidas se deben centrar los fondos de recuperación de la UE?

Ciertamente, no tenemos perspectiva histórica de la actual crisis, pero si la tenemos de la crisis financiera del 2008 y hemos sacado lecciones. De la anterior crisis aprendimos que la austeridad y la condicionalidad en forma de intereses no es la solución. No podemos volver a épocas en las cuales se salvaban a los bancos mientras se dejaban caer los sistemas del bienestar.

Es importante que los fondos de recuperación vayan destinados a sectores estratégicos que tienen que ver con los cuidados, el bienestar y la vida de las personas, los cuales se han visto fuertemente tensionados en esta pandemia a causa de los recortes sufridos durante la última década. También es fundamental que Europa invierta en investigación, desarrollo e innovación ya que de este modo estaremos edificando un crecimiento económico sostenible y equilibrado lejos del modelo especulativo que ha reinado en el mundo occidental durante demasiado tiempo.

Finalmente, también pienso que una parte importante de los fondos tendrán que ir destinados a la lucha contra el calentamiento global. Aquí es donde entra en juego el Pacto Verde Europeo. Un Pacto Verde real tiene que ser mucho más que políticas para la protección del clima y el medio ambiente. Debe transformar nuestra industria e invertir en tecnología limpia y verde. Necesitamos que sea un catalizador de la transformación social y que, a su vez, aborde la desigualdad ya que los cambios que necesitamos para hacer que nuestro sistema económico sea sostenible nos afectarán a todos de manera diferente y el Pacto Verde Europeo tendrá que estar allí para equilibrar estas desigualdades. Deberá ser un motor de justicia social, igualdad de oportunidades, mayor financiación pública y una excelente seguridad social para todos.

"Creo que debería existir una condicionalidad que vincule la recepción de estos fondos al respeto del Estado de Derecho y los valores de la UE"

Me gustaría remarcar que aunque no debería existir una condicionalidad en forma de intereses que hipotequen aún más las arcas públicas, sí creo que debería existir una condicionalidad que vincule la recepción de estos fondos al respeto del Estado de Derecho y los valores de la UE. Los valores democráticos están fuertemente amenazados en varios países de Europa como Polonia, Hungría y también en España. Hace falta trabajar para fortalecer la democracia.

¿Cómo queda la posición de España en la Unión después de todo?

Según el acuerdo al cual llegó el Consejo, España recibirá unos 140.000 millones de euros del fondo de recuperación europeo de los que 72.700 millones serán ayudas directas. Esta aportación queda lejos de la propuesta del Parlamento Europeo y, especialmente, de los grupos progresistas de la cámara. No creo que sea responsable vender el acuerdo del Consejo como “un auténtico Plan Marshall”, tal como hizo el Presidente Sánchez.

La presión de los países frugales hicieron que la aportación en ayudas directas disminuyera incluso por debajo de la propuesta de la Comisión y que disminuya el Presupuesto Financiero Plurianual de la UE en partidas que consideramos esenciales como las que hacen referencia a la salud, la lucha contra la emergència climàtica o el desarrollo y la investigación. Y esto no son buenas noticias para los países que se han visto más afectados por la crisis.

Por lo tanto, creemos que es un acuerdo de mínimos y que por sí solo no servirá para superar la actual situación. El dinero que llegue de Europa no será la panacea ni la cura de todos los males, hay que tenerlo claro. Y también pienso que hay que tener en cuenta cómo y quién va a gestionar estos fondos a nivel del estado español. Desde mi punto de vista, sería un error que el Estado volviera a asumir la gestión de la crisis de forma centralizada; ya hemos visto las consecuencias de las políticas recentralizadoras durante la pandemia. Las comunidades autónomas deben tener un rol de responsabilidad esencial en la gestión de estos fondos y en el proceso de reconstrucción y para esto sería importante establecer canales de comunicación y coordinación entre las regiones de Europa y las instituciones europeas. Debemos entender la UE más allá de los Estados o difícilmente superaremos los retos que tenemos por delante.

Más allá de la covid-19, ¿qué retos se le presentan a la UE en el corto, medio y largo plazo?

Los retos de la UE son muchos y muy diversos y es complicado (por no decir imposible) hacer una lista como tal. Por ejemplo, los refugiados siguen llegando a nuestras fronteras en busca de un futuro mejor y la UE sigue sin tener una respuesta a esta situación basada en el respeto a los derechos humanos; las desigualdades dentro de nuestras sociedades van en aumento; la salida al Brexit sigue al aire; es necesario un Pacto Verde Europeo que consiga resultados ambiciosos; hay que repensar el papel global de la UE en un mundo cada vez más polarizado; etc.

Uno de los grandes retos que sí que me gustaría destacar porque pienso que será crucial en el futuro de Europa es la degradación democrática de algunos de sus Estados Miembro. El proyecto Europeo se construye sobre los valores de la paz y la democracia y lo que estamos viendo en algunos países va en la dirección contraria. La interferencia política en el sistema judicial polaco; la acumulación de poderes por parte de líderes como Viktor Orban; la existencia de presos y presas políticas en España y de unas cloacas que actúan al margen de las leyes y la democracia… Europa debe contar con los mecanismos adecuados para garantizar justicia y democracia en todos y cada uno de sus territorios. Si no, como dice Raül Romeva, el desencanto hacia Europa irá en aumento y nos podríamos encontrar con que lo que puede acabar con la Unión Europea no sea el euroescepticismo, sino la eurodecepción.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento