Los 27 respaldan el plan contra la crisis propuesto por la Comisión Europea

  • Prevé destinar el 1,5% del PIB comunitario a impulsar la economía.
  • Supondrá una inyección coordinada de unos 200.000 millones.
  • Cada Estado podrá elegir las medidas que considere apropiadas.
  • También han alcanzado un pacto contra el cambio climático.
El presidente francés y presidente de turno de la Unión Europea, Nicolás Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel /EFE).
El presidente francés y presidente de turno de la Unión Europea, Nicolás Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel /EFE).

Los líderes de la UE han respaldado este viernes el plan contra la crisis propuesto por la Comisión Europea, que prevé destinar fondos equivalentes al 1,5 por ciento del PIB comunitario a impulsar la actividad y el empleo, con la esperanza de salir pronto de la recesión.

Tras superar las resistencias de algunos países, los Veintisiete dieron su visto bueno al enfoque de Bruselas, que cree que una inyección coordinada de alrededor de 200.000 millones de euros servirá para reactivar la economía europea. La Comisión espera que el grueso del dinero (170.000 millones) salga de los presupuestos nacionales y las arcas comunitarias, mientras que el

Banco Europeo de Inversiones (BEI) se encargará de aportar el resto de los fondos.

No obstante, en los que a las contribuciones nacionales se refiere, el Consejo Europeo que este vienes termina en Bruselas recalca que cada Estado podrá elegir las medidas que considere apropiadas, "teniendo en cuenta la situación de cada cual".

De esta manera, se salvan las reticencias de algunos países, principalmente Alemania, primera economía de la UE y a la que correspondería el esfuerzo presupuestario más elevado.

Un Consejo de "acuerdos y resultados"

"Ha sido un Consejo de acuerdos y resultados que superado dos retos importantes", afirmó el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, en referencia al plan anticrisis y al pacto alcanzado para luchar contra el cambio climático.

Para Zapatero, el plan insiste en la "necesidad de adoptar las medidas necesarias para que las inyecciones de liquidez que se han realizado al sistema financiero tengan los efectos deseados en disponibilidad de crédito para empresas y familias".

Según el acuerdo, los países podrán optar entre diversas medidas para impulsar la actividad, que van desde acciones de apoyo a los sectores más afectados por la crisis (como el automóvil y la construcción) a rebajas fiscales, disminución de las cotizaciones sociales o ayudas directas a las familias.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento