Ignacio de Juana Chaos
De Juana Chaos, a las puertas del tribunal norirlandés (EFE).

El juez norirlandés que tramita la orden de extradición emitida por la Justicia española por enaltecimiento del terrorismo contra el ex preso de ETA José Ignacio de Juana Chaos suspendió este viernes temporalmente la vista a petición de la defensa para aclarar aspectos del caso. 

La defensa solicitó el aplazamiento
La vista dio comienzo poco después de las 12 del mediodía en el complejo judicial de Laganside, en Belfast, al que Chaos llegó acompañado de su mujer, Irati Aranzabal, y uno de sus abogados.

Nada más comenzar, el abogado de la defensa del ex preso etarra, Edward Fitzgerald, solicitó el aplazamiento para aclarar ciertos aspectos y preparar documentación sobre el caso.

Altercados con los periodistas

De Juana protagonizó altercados con los periodistas, a los que no dudó en dar codazos cuando se le acercaron.

De Juana vive en Belfast, donde se ha matriculado en cursos de inglés
El juez de la Audiencia Nacional española, Eloy Velasco, pide la entrega de De Juana para poder interrogarle acerca de una carta en la que supuestamente se ensalzaba a históricos etarras y que fue leída en su nombre en el homenaje que le hizo la izquierda independentista vasca en San Sebastián el día de su excarcelación, el pasado 2 de agosto, y al que él no acudió.

El proceso de extradición, que comenzó el pasado 17 de noviembre, ha estado marcado por las dudas planteadas por el magistrado, quien ha cuestionado si ese delito (enaltecimiento del terrorismo) permite la entrega inmediata del etarra a las autoridades españolas.

Burgess trata de dilucidar si puede acceder a la entrega cuando la pena máxima que cabe imponer a De Juana, de ser condenado por ese delito, es de dos años de cárcel, ya que la normativa de la Orden Europea de Detención y Entrega (OED) especifica que para extraditar a acusados por terrorismo requiere que la pena sea superior a tres años.

Principio de "doble incriminación"

Ante esta discrepancia, se plantea el principio de "doble incriminación", que consiste en que existan delitos equivalentes en el país del reclamado y al que se le reclama, y sobre la que el juez consideró durante la primera vista que no se cumplían los requisitos. El ex preso etarra quedó en libertad bajo fianza de unos 5.900 euros el pasado 17 de noviembre.

De Juana viajo a Dublín el pasado mes de agosto después de cumplir año y medio de cárcel por un delito de amenazas, que se sumó a los 18 años que estuvo encarcelado por los 25 asesinatos que cometió en los años 80 como miembro del "comando Madrid" de ETA.

De Juana se ha instalado en una casa del oeste de Belfast (por la que no paga alquiler), se ha matriculado en cursos de inglés y ha solicitado un subsidio de desempleo a la oficia de Bienestar Social de Irlanda del Norte.