El carril de la Autovía del Cantábrico (A-8) afectado por un desprendimiento de piedras a la altura de Castro Urdiales se ha vuelto a cerrar al tráfico en la mañana de hoy, miércoles 26, esta vez para reparar la malla sobre la que cayeron las rocas, según ha informado la Delegación del Gobierno en Cantabria.

Las fuertes lluvias provocaron el desprendimiento

El carril, que permanecía cortado desde el pasado lunes por el desprendimiento, se
había abierto anoche a la circulación de vehículos.

Concretamente, se trata de la calzada de la A-8 en sentido Vizcaya a la altura del municipio castreño, en el punto kilométrico 149,200, donde el lunes cayeron las piedras por las fuertes lluvias registradas.

Puertos cerrados y uso de cadenas


Por otro lado, cuatro puertos de la red regional de carreteras de Cantabria continúan cerrados a la circulación y en otros tres son necesarias las cadenas.

Los puertos cerrados a la circulación son Estacas de Trueba, carretera CA-631 (Vega de Pas-Estaca de Trueba); Lunada, carretera CA-643 (San Roque Riomiera-Portillo Lunada); La Sía, carretera CA-665 (La Gándara-Portillo de la Sía); y Palombera, carretera CA-280 (Reinosa-Cabezón de la Sal).

Con cadenas se encuentran Alto Campoo, carretera CA-183 (Espinilla-Brañavieja), Piedrasluengas, carretera CA-184 (Potes-Palencia) y, además, San Glorio, carretera N-621 (Potes-León).


CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SANTANDER