Belgrado vive otra noche de disturbios por las restricciones contra la pandemia

Un manifestante se encara con la Policía durante las protestas en Belgrado, Serbia, contra las restricciones impuestas por el Gobierno contra la pandemia del coronavirus.
Un manifestante se encara con la Policía durante las protestas en Belgrado, Serbia, contra las restricciones impuestas por el Gobierno contra la pandemia del coronavirus.
ANDREJ CUKIC / EFE

Belgrado vivió este miércoles por segundo día consecutivo una noche de disturbios al salir miles de personas a las calles de la ciudad para expresar su malestar con la gestión de la pandemia del coronavirus por parte del presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, y del ejecutivo del partido conservador populista SNS.

La policía, que salió con cientos de antidisturbios y también carros blindados al centro de Belgrado, usó grandes cantidades de gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes.

Según la prensa local, entre los manifestantes había opositores liberales, jóvenes y familias, pero también extremistas de derechas.

Los más radicalizados lanzaron piedras, bengalas incendiadas y otros artefactos contra los agentes, según pudo constatar un fotoreportero de EFE-EPA en el lugar de los hechos.

Grupos de manifestantes rompieron las barricadas de metal y lanzaron bengalas contra las puertas del Parlamento, situado en el centro de la ciudad.

Según el canal de noticias regional N1, varias personas sufrieron heridas en diferentes choques entre la policía y los manifestantes.

Los antidisturbios se desplegaron en varias zonas del centro de la ciudad -cerrado al tránsito- donde formaron varios cordones de seguridad, acompañados por carros blindados y otros vehículos policiales.

Policías se defienden de objetos lanzados por manifestantes durante una protesta en Belgrado, Serbia, por la gestión de la pandemia del coronavirus por parte del Gobierno.
Policías se defienden de objetos lanzados por manifestantes durante las protestas de este miércoles en Belgrado.
ANDREJ CUKIC / EFE

El Gobierno condena la violencia

El ministro del Interior, Nebojsa Stefanovic, calificó los incidentes de esta noche como "pura violencia y el intento de asumir el poder sin la voluntad del pueblo con violencia y destrucciones".

Hacía así referencia a las acusaciones lanzadas por la tarde tarde por Vucic de que la oposición extraparlamentaria quiere aprovechar la crisis del coronavirus para disputar el poder al Gobierno.

Según el ministro, diez agentes sufrieron heridas, uno de ellos de gravedad al sufrir fracturas en ambas piernas.

Al mismo tiempo, circularon imágenes en las redes sociales de Internet en las que se ve como un hombre es brutalmente golpeado por varios agentes y luego dejado tirado en la calle.

Manifestantes se enfrentan a la Policía durante una protesta en Belgrado contra la gestión por parte del Gobierno serbio de la pandemia del coronavirus.
Manifestantes se enfrentan a la Policía durante las protestas de este miércoles en Belgrado.
ANDREJ CUKIC / EFE

También en otras ciudades

Mientras, en la cuidad de Novi Sad, al norte de Serbia, los manifestantes rompieron ventanas y lanzaron artefactos incendiarios en el Ayuntamiento, en la sede de la emisora de televisión pública regional RTV y de la sede del Partido Progresista Serbio (SNS), del presidente serbio Vucic.

Los manifestantes volcaron contenedores de basura y tiraron artefactos contra la policía, y en unas ocasiones se produjeron enfrentamientos directos entre agentes de manifestantes, informó N1.

También en Nis, una ciudad al sur de Serbia, varios miles de personas protestaron frente a la sede del SNS, que fue atacada con diferentes artefactos y petardos.

Manifestantes escapan del gas lacrimógeno empleado por la Policía frente al Parlamento serbio, en Belgrado, durante una protesta contra la gestión de la pandemia del coronavirus por parte del Gobierno.
Manifestantes escapan del gas lacrimógeno empleado por la Policía frente al Parlamento serbio, en Belgrado, durante las protestas de este miércoles.
ANDREJ CUKIC / EFE

Polémico toque de queda

Las protestas de este miñercoles se produjeron una día después de una violenta manifestación en Belgrado como reacción al anuncio de parte del presidente de un toque de queda general para este fin de semana.

En una declaración ante la prensa este miércoles, Vucic pareció dar marcha atrás a la idea de un toque de queda este fin de semana, diciendo que el Gobierno aún debe estudiar la posibilidad de introducirlo.

Las protestas de este miércoles se iniciaron poco después de que el presidente responsabilizara a "derechistas, criminales y opositores" de los enfrentamientos del martes, que se saldaron con 60 heridos, 43 de ellos policías.

Un manifestante envuelto en la bandera de Serbia, junto a varios policías antidisturbios, durante una protesta en Belgrado contra la gestión de la pandemia del coronavirus por parte del Gobierno serbio.
Un manifestante envuelto en la bandera de Serbia, junto a varios policías antidisturbios, durante las protesta de este miércoles en Belgrado.
ANDREJ CUKIC / EFE

Infecciones al alza

Las infecciones con el nuevo coronavirus están subiendo notablemente en Serbia en las últimas semanas.

Las autoridades decidieron en junio levantar las restricciones impuestas en marzo y que mantuvieron el virus bajo control.

Según los críticos, estos alivios se realizaron de cara a las elecciones parlamentarias del 21 de junio, ganadas con claridad por el SNS de Vucic.

Serbia ha registrado hasta ahora más de 17.000 contagios y más de 341 fallecidos, con una fuerte tendencia al alza, mientras que los hospitales el país balcánico están cada vez más desbordados con enfermos de COVID-19

Mostrar comentarios

Códigos Descuento