Meghan Markle se sintió "desprotegida" por la familia real durante su embarazo, según sus abogados

Meghan Markle y el príncipe Harry, en Marruecos en febrero de 2019.
Meghan Markle y el príncipe Harry, en Marruecos en febrero de 2019.
WP#JRAK / GTRES

Ha sido algo bastante comentado: la manera en la que la familia real británica reaccionó poco ante la avalancha de informaciones, contrastadas o no, que salieron sobre Meghan Markle y su familia durante su embarazo del pequeño Archie. Lo que nadie se esperaba es que se explicitase de una forma tan sincera en un documento oficial.

Y es que tanto la actriz como el príncipe Harry están inmersos en una batalla legal contra varios medios de Reino Unido por cómo la campaña meditática contra ellos les afectó. Y este mismo jueves se revelaba la documentación del juicio que el equipo de abogados de los duques de Sussex han interpuesto.

En la demanda contra el grupo editorial Associated Newspapers, que posee, entre otras publicaciones, el diario The Daily Mail, el equipo legal presenta una clara postura contra la sobreexposición de Markle, que aseguran sufrió "una angustia emocional tremenda" y que "dañó su salud mental".

Esto, además, habría sido mejor percibido por las amistades cercanas de Meghan que por la familia de su esposo, quienes de hecho le exigieron, dada su posición social, que no interactuase ni entrase en el juego de los medios.

"Sus amistades jamás la habían visto en este estado, así que hicieron bastante bien al preocuparse por su bienestar. Sobre todo, porque entonces estaba embarazada y la Institución [la familia real británica] la había dejado desprotegida prohibiéndole que se defendiera", sostienen los abogados.

Dentro de la propia demanda, se van aclarando varias situaciones o, al menos, conociendo nuevos puntos de vista, como aquellas declaraciones anónimas que cinco de las amigas de Meghan Markle hicieron a la revista norteamericana People defendiéndola de la prensa británica en enero de 2019.

En estas declaraciones criticaban abiertamente la actitud y las formas de Thomas Markle, padre de la duquesa y por aquel entonces un enorme generador de contenido sobre (o más bien en contra de) su hija. De hecho, el cabreo de Thomas fue tal que un mes después hizo pública la carta que le había enviado Meghan Markle y cuyo tono no era, obviamente, conciliador. Esto fue motivo de otra larga secuela de noticias.

Según la empresa editorial demandada, la actriz estaba más que al corriente de lo que harían sus amigas, mientras que Meghan Markle lo niega tajantemente, de tal forma que acaba de nuevo atacando a la familia real para justificar su posición de absoluto desvalimiento y desprotección.

"La decisión de no hacer comentarios fue escogida exclusivamente por el equipo de comunicación del palacio de Kensington sin la aprobación de la demandante, como es común en estos mensajes de la realeza. Si a la demandante se le hubiera dado la oportunidad, habría pedido al equipo de comunicación del palacio de Kensington aclarar que no había participado en el reportaje de People", afirma el equipo legal en el escrito.

Hay que recordar que poco después de este incidente, en marzo de 2019, saltó la chispa de la enemistad entre los hermanos, puesto que Meghan y Harry crearon su propia oficina de comunicación, separada de la de su hermano Guillermo y Kate Middleton. Esto daría pie a pensar que fue porque se sintieron desprotegidos bajo su ala.

Fue la publicación de la carta a su padre en The Daily Mail la gota que colmó el vaso de la paciencia de Markle, que demandó, en octubre de 2019, al grupo editorial, poco antes de su separación de la familia real británica. De hecho, esto también tendría que ver con el sentimiento de desamparo de los jóvenes.

Fue precisamente, qué casualidad, The Daily Mail quien sacó en abril de este año un reportaje con una fuente cercana a la pareja y que mostraba el malestar de los padres de Archie. "Lo que más les irrita a Meghan y al príncipe Harry es que si la prensa hubiera criticado y machacado a Kate del mismo modo, la familia real habría cambiado su política de comunicación. El príncipe Harry se quejó muchas veces al príncipe Carlos y a la reina del acoso que sufre Meghan, y a pesar de ver cómo eso le estaba alejando de su lado ellos no hicieron nada para cambiar el protocolo de comunicación. Meghan dice que era exasperante ver cómo las quejas de Harry caían en saco roto".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento