El Camino de Santiago vuelve a la vida con la apertura de los albergues, de la Catedral y de la oficina del peregrino

Peregrinos haciendo el Camino de Santiago de Compostela (A Coruña)
Peregrinos haciendo el Camino de Santiago de Compostela (A Coruña)
EUROPA PRESS - Archivo

El Camino de Santiago regresa oficialmente a partir de este 1 de julio con la apertura de la Catedral, tanto para visitas como para culto; la Oficina Internacional de Acogida al peregrino, donde se expide la 'compostela', y la red de albergues públicos, todo bajo estrictas medidas de seguridad.

"El Camino lleva vivo siglos y ha resistido y seguirá resistiendo. No se lo carga nadie ni nada. Es más duro que una pandemia, por mucho que haya sido una crisis muy dura", afirma Isaías Calvo, director de la Sociedad Anónima de Xestión del Plan Xacobeo, que se encarga, entre otras competencias, de la gestión y mantenimiento de los albergues de la red pública.

Calvo es "optimista" y considera que es una "oportunidad" para poner más "énfasis" en el peregrino nacional y para que los gallegos "salgan a hacer el Camino", teniendo en cuenta que la peregrinación tiene determinados factores "atractivos", como pueden ser el contacto con la naturaleza, espacios al aire libre y entornos seguros, sin demasiadas aglomeraciones.

Entre las medidas de seguridad de los albergues, Calvo destaca en primer lugar la "información", con cartelería disponible en distintos espacios para que tanto los peregrinos como el personal y la población local tengan claros los protocolos y las medidas de seguridad. Además, todos estos establecimientos tendrán una reducción de aforo de, al menos, el 50%, que en la práctica suele ser mayor, debido a la necesidad de mantener las distancias mínimas en un lugar que al final es "un gran espacio común".

Medición de temperatura e itinerarios marcados en los albergues

A la llegada a estos recintos, se procederá a la medición de temperatura y en todos ellos habrá itinerarios marcados en el suelo para garantizar la distancia mínima de seguridad, además de bolsas de plástico para las mochilas y botas. Mascarillas y geles desinfectantes serán obligatorios. Los espacios comunes serán reordenados y los que no puedan utilizarse estarán precintados previamente. 

Otra peculiaridad será la reserva previa, algo que Calvo insiste en que "no se trata de una central de reservas convencional o booking", ya que el Camino "no es un producto turístico" y siempre pueden surgir inconvenientes. "Hay que respetar el espíritu de la peregrinación y los valores y las esencias del Camino si no queremos que se convierta en una ruta cualquiera", advierte.

Una experiencia magnífica

Daniel, de origen chino pero afincado en Madrid ha sido el primero en llegar hoy a Santiago y recoger la 'compostela'. Ha venido desde Ponferrada y ha animado a la gente a hacer el Camino y "continuar con la vida", ya que para él ha sido una experiencia "magnífica".

Rafa y Silvia, de Granada, han llegado desde Sarria y han dicho encontrarse con un camino "muy solitario" en el que han visto pocos establecimientos abiertos para descansar, aunque para ellos ha sido una experiencia "muy emocionante".

De Sarria también han llegado un grupo de ocho sevillanos, que se han alojado en hostales y pensiones privadas: "No hemos encontrado apenas gente por el camino. Ha sido un Camino muy diferente al que hicimos el año pasado", afirma Lola, ya en la catedral.

El culto llevaba sin realizarse desde diciembre de 2019

El templo, que llevaba cerrado desde el 13 de marzo, un día antes de la declaración del estado de alarma, ha abierto en esta jornada sus puertas tanto para el culto -que llevaba sin realizarse desde diciembre de 2019 a consecuencia de las obras de restauración-, como para las visitas.

El director de la Fundación Catedral, Daniel Lorenzo, asegura que las reservas para estas fechas tanto para el museo como para el Pórtico de la Gloria han caído bastante, de forma que para estos meses el año pasado había unas 22.000 y este año solo hay un millar. La entrada a la catedral, que es de forma libre, contará con un aforo reducido, pues podrán acceder entre 150 y 200 personas para visitas -el aforo máximo para visitas era antes de 700- y solo podrán entrar 75 personas para el culto -cuando antes podían acceder entre 900 y 1.100-. Según Lorenzo "prefieren actuar con prudencia", por lo que además del reducido aforo, no se podrá hacer el abrazo al apóstol ni tocar los santos ni el mobiliario.

También será obligatorio el uso de mascarillas y geles desinfectantes y habrá un itinerario marcado para las visitas. Las personas que quieran acceder para el culto en sí tendrán que recoger un número que se dará por orden de llegada en la puerta de Platerías, que será la que esté abierta, aunque los fines de semana se prevé que abra también la Puerta de la Inmaculada

"Una cosa es un museo y otra el espacio de culto. Entendemos que la catedral es un santuario, abierto y queremos mantener eso", afirma Lorenzo, y añade que con el número cada persona tendrá que ocupar "el asiento que se le asigne".

Las Misas del Peregrino se celebrarán a las 12.00 horas en la Capilla del Centro Internacional de Acogida al Peregrino y la de las 19:30 será la que se realice en la propia catedral; mientras que se celebrarán otras eucaristías en diferentes iglesias o parroquias. Lorenzo cierra con el recordatorio de que la iglesia, en la antesala del Año Santo de 2021, "sigue en obras" y las actuaciones principales estarán finalizadas "con total garantía" antes de la cita jubilar. La anterior fue en 2010.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento