Un enorme patrimonio inmobiliario y millones de lectores huérfanos: así es el legado de Carlos Ruiz Zafón

Carlos Ruiz Zafón en la presentación del libro
El escritor Carlos Ruiz Zafón.
EFE

No cabe la menor duda de que el fallecimiento de Carlos Ruiz Zafón a los 55 años víctima de un cáncer ha sido un mazazo para la cultura española, de ahí que tantísimas personalidades despidieran al grandísimo escritor que consiguió ser traducido a más de 50 idiomas y el escritor nacional más leído después de Cervantes, según la editorial Planeta, con la que sacó sus obras.

Ahora Vanitatis ha rastreado cuál es la herencia que deja el autor barcelonés, más allá de los cientos de miles de lectores que habían seguido fielmente su serie de novelas comenzada en 2001 con el megaéxito La sombra del viento, que vendió más de 10 millones de ejemplares, y al que siguieron en la tetralogía El cementerio de los libros olvidados la segunda, tercera y cuarta y última parte, El juego del ángel, El prisionero del cielo y El laberinto de los espíritus, respectivamente.

Su éxito con los best-sellers se puede resumir en el casoplón que se compró el año pasado en Sunset Boulevard, en Los Angeles, tal y como reveló El País. Se trata de una mansión en una parcela de 1.400 metros cuadrados con seis habitaciones y una segunda planta cuyas vistas son inmejorables del Océano Pacífico. Valdría alrededor de los 13 millones de euros, a tenor de cómo los portales inmobiliarios tasan la privilegiada zona.

Pero para entender cómo llegó Ruiz Zafón a conseguir toda esa fortuna no solo hay que mirar su boom a primeros de siglo, sino cómo él y su esposa, la traductora Mari Carmen Bellver, que será quien administre su legado dado que no tuvieron hijos, sobrevivieron juntos desde su traslado a Estados Unidos.

Lo hicieron a principios de los 90. El escritor acababa de ganar Premio Edebé de Literatura Juvenil por El príncipe de la niebla y decidieron usar ese dinero y el que tenía ahorrado de su trabajo como creativo en publicidad para marcharse a un pequeño apartamento en Hollywood.

Allí, en esa zona clásica de California, Ruiz Zafón se dedicaba por entero a la literatura y a corregir guiones, en una época de incertidumbre que se terminó cuando La sombra del viento fue tal boom que se compraron dos pisos conjuntos, uno para vivir, otro para trabajar, en Beverly Hills por 1,8 millones de dólares.

Entre tanto, Carlos Ruiz Zafón añoraba Barcelona. No quería vivir allí, le encantaba la luz de Los Angeles, pero sí que pasaba muchas temporadas en la Ciudad Condal, motivo por el que tenía hasta tres apartamentos para cuando llegaba. Uno de ellos era apenas un estudio de 85 metros cuadrados pero otro, ubicado en un complejo residencial moderno, era un piso de 160 metros con terraza.

En la capital catalana también poseía varias plazas de garaje, todo ello adquirido inmediatamente después de la enorme popularidad (y fortuna) que le dio su obra más conocida. También hay que matizar que estuvo a punto de mudarse a Londres una época, algo que frenó su enfermedad, y que, tal y como desveló Víctor Fernández en La Razón, estuvo a punto de comprar la última casa en la que vivió Marilyn Monroe.

Asimismo, el escritor de otras tantas novelas como Marina, trasladó sus empresas a Estados Unidos, todas ellas dedicadas a la creación artística, a excepción de Corelliana SL, nombre que le puso en referencia a Star Wars (era bien conocido su fascinación por los mundos de fantasía), fundada en 2016 y que mantenía en España.

Las otras dos sí están inscritas desde 2018 en el Registro Mercantil de Texas. Por un lado Dragonworks, bautizada así por su pasión por esta criatura fantástica, de la que tenía una ingente colección. Se dedica a gestionar los derechos que generan sus obras y su patrimonio, en 2017, era superior a los 17 millones de euros. La otra, Shadow Factory, tiene un activo cercano al millón. Todo ello, junto con las casas, también será administrado por su viuda.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento