Los universitarios se manifestaron de nuevo para mostrar su rechazo al Espacio Europeo de Educación (EEES), conocido como el Plan Bolonia.

La huelga general, como ocurrió el pasado 22 de octubre, tenía como objetivo denunciar que el plan, según ellos, "fomenta la desigualdad y la precariedad educativa".

Los estudiantes aseguran que, durante los encierros que mantendrán en diferentes facultades, intentarán buscar alternativas al Plan.

Gran manifestación en Madrid

Unos 10.000 universitarios madrileños, según fuentes policiales, han marchado desde la plaza de Colón hasta el Ministerio de Educación con una pancarta bajo el lema de "En defensa de la Educación Pública. Que la crisis la paguen los capitalistas".

La Asamblea de Estudiantes Contra Bolonia de Madrid, en coordinación con el resto de asambleas a lo largo del Estado, convocó esta huelga como punto de partida del curso político 2008-2009, "durante el que se explotarán todos los recursos que sean necesarios para conseguir parar la reforma educativa europea más importante en décadas".