CyL registró 207.897 bajas por incapacidad temporal en 2019, un 8,2% más y un aumento del 45,9% desde 2013

El número de bajas por incapacidad temporal (IT) en Castilla y León a lo largo de 2019 ascendió a 207.897, lo que supone un 8,2 por ciento más que el año anterior y un aumento acumulado del 45,9 por ciento desde 2013, ejercicio en el que finalizó una tendencia descendente iniciada en 2008.
.
.
EUROPA PRESS - Archivo

El número de bajas registradas entre los 923.646 afiliados activos medios a la Seguridad Social (un 1,3 por ciento más que en 2018) fue de 98.834 entre los hombres (47,5 por ciento) y 109.063 de mujeres (52,5) y supusieron una media de 17.325 bajas al mes, según los datos de la Consejería de Sanidad recogidos por Europa Press.

Frente a las 207.897 bajas, el número de altas fue de 206.451, un 9,1 por ciento más (una media de 17.204 al mes) y éstas han aumentado un 45,9 por ciento desde 2013 después, al igual que las bajas, de un periodo descendente en los cinco años anteriores.

La evolución del número de días de baja de las altas tramitadas en la Comunidad se comporta de manera análoga a los gráficos de las altas y bajas, con un descenso en el periodo 2008-2013 y posterior aumento desde entonces (del 53,3 por ciento) hasta los 10.558.168 días.

Por provincias, el mayor número de bajas se registró en Valladolid, con 59.727 (un 12,2 por ciento más), seguida de Burgos con 39.742 (un 4,8 por ciento de incremento) y León, con 31.754 (aumentan un 6,1 por ciento).

Por debajo de las 20.000 ya se sitúa Salamanca (19.560, un 5,3 por ciento más), Palencia (16.235, un 8,4 por ciento más) y Segovia (12.691, un 10,4 por ciento de incremento).

A continuación se sitúa Ávila, con 10.014, que registra un incremento de un 9,4 por ciento, Zamora (9.344, un 10 por ciento más) y Soria (8.830, un incremento del 5,3 por ciento).

INCIDENCIA

El grupo diagnóstico que más procesos ha supuesto es el de otros trastornos y trastornos no especificados de la espalda, con 18.373 y 742.392 días de baja, con 40,4 días por proceso, seguido de otras gastroenteritis y colitis no infecciosas y las no especificadas, que generaron 15.198 procesos y 106.470 días de baja (7 por proceso).

Por detrás se situaron los trastornos de ansiedad, disociativos y somatomorfos, con 10.863 procesos y un número más elevado de días de baja que el anterior, con 656.948 y una duración media de 60,5 días por proceso, la cifra más alta de entre los diez más frecuentes.

Por detrás se situaron la gripe (6.645 procesos, 76.902 días de baja), otros trastornos y trastornos no especificados de articulación (6.104 procesos), síntomas generales (5.824), tendinitis de las inserciones periféricas y síndromes conexos (4.693), otros trastornos de región cervical (4.632), otras enfermedades del aparato respiratorio (4.346) e infecciones agudas de las vías respiratorias superiores (4.339).

Los seis primeros grupos diagnósticos de mayor frecuencia coinciden con los del año anterior y no se han incluido nuevos grupos en estos procesos que más baja generan.

Así, se observa que existen procesos que a pesar de repetirse en gran número a lo largo del año como otras gastroenteritis y colitis no infecciosas y las no especificadas, infecciones agudas de las vías respiratorias superiores de localización múltiple o localización no especificada o gripe tienen un consumo de días de baja pequeño. Sin embargo, los procesos originados por las causas músculo esqueléticas conllevan un gran consumo de días de baja.

Por otro lado, si se atiende al número de días de baja, el proceso diagnóstico que más genera es el de otros trastornos y trastornos no especificados de la espalda, con 742.392 días de baja (18.373 procesos y 40,4 días por cada uno), seguido de los trastornos de ansiedad, disociativos y somotomorfos, con 656.948 (10.863 procesos con 60,5 días por cada uno) y otros trastornos y trastornos no especificados de articulación (332.230 días, 6.104 procesos y 54,4 días por cada uno).

OTROS GRUPOS

A continuación se sitúan las tendinitis de las inserciones periféricas y síndromes conexos, que acumulan 251.868 días de baja (4.693 procesos y 53,7 días de proceso) y otros trastornos de la región cervical, con 210.003 días (4.632 procesos y 45,3 días), mientras que el resto de procesos se sitúan por debajo de 200.000 días.

Como en años anteriores, el grupo diagnóstico con mayor número de procesos y que causa mayor número de días de baja es el de otros trastornos y trastornos no especificados de la espalda (lumbago, ciática, etcétera) y los enfermos así diagnosticados están de baja una media de 40,4 días.

Los cinco primeros grupos diagnósticos con más días de baja coinciden con los del año anterior y se ha incluido un nuevo grupos en 2019 dentro de los diez que más días de baja han causado como es trastornos de músculos, ligamentos y fascias.

La duración media de las bajas tramitadas en Castilla y León en 2019 fue de 51,14 días y la mayor duración se registra en León, Salamanca y Zamora, con 73,98, 64,5 y 62,45 días, respectivamente, en la línea de años anteriores.

La duración media de las bajas en Castilla y León ha aumentado en más de nueve días en los últimos doce años, ya que en 2007 era de 41,55 días frente a los 51,14 de 2019.

El número medio de días que cada afiliado está en situación de IT es de 11,43 días al año y, por provincias, destaca León, con 14,55 días de baja por afiliado activo, mientras que Segovia y Soria son las provincias que tienen un menor número de días de baja por afiliado al año, en torno a nueve días, como en años anteriores.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento