El Solitario
El único juicio contra Jiménez Arbe, 'El Solitario', celebrado en la Audiencia Provincial de Navarra. (VILLAR LOPEZ/EFE) VILLAR LOPEZ/EFE

Jaime Giménez Arbe 'El Solitario', condenado en julio en España a 47 años de cárcel, será juzgado este miércoles en un tribunal portugués por el último de los treinta atracos que se le imputan, en el que fue apresado por la Policía.

Su abogada dice que le han torturado en la cárcel

Ligia Borbinha, la abogada del que durante más de una década fue el atracador más buscado por la Policía española, declaró que su defendido se enfrenta a cinco acusaciones y alega que durante su estancia en la prisión lisboeta de alta seguridad de Monsanto ha sido sometido a torturas de tipo psicológico.

Borbinha explicó que en Portugal 'El Solitario' debe responder ante la Justicia por tentativa de atraco, resistencia a la Autoridad, falsificación de documentos, posesión ilegal de armas y utilización de matrícula falsa, delitos por los que podrían condenarle a 20 años de cárcel.

Vuelve a Figueira da Foz

El juicio se celebra en el tribunal de Figueira de Foz, a 190 kilómetros al norte de Lisboa, donde Giménez Arbe fue reducido por la Policía, sin llegar a disparar un sólo tiro, cuando se disponía a atracar un banco de la localidad disfrazado con barba y peluca, vestido con chaleco antibalas y armado con pistola y subfusil. El acusado fue trasladado más tarde aa la prisión más segura de Portugal, la de Monsanto.

Allí es donde dice haber sido objeto de torturas psicológicas y donde protagonizó el año pasado una huelga de hambre de dos días, en protesta por la severidad de su régimen penitenciario, y en agosto pasado un intento de suicidio en el que se cortó las venas.

Intentó suicidarse en verano

Con todo, las autoridades lusas niegan que hubieran recibido quejas formales de Giménez Arbe por las condiciones de su reclusión y aseguraron que tiene acceso a lecturas y al patio de la cárcel.

Las autoridades no han recibido quejas formales del detenido

Giménez Arbe, de 53 años fue capturado en una operación organizada por las policías de Portugal y España, donde está acusado de una larga carrera de atracos a mano armada y sólo ha sido juzgado hasta ahora por uno de ellos, que le valió la condena a 47 años como responsable del asesinato de dos guardias civiles.

La justicia portuguesa, que rechazó su extradición hasta que respondiera de sus delitos en Portugal, lo entregó a España entre el 15 de enero y el 31 de julio pasado para que compareciera ante el juzgado de Navarra donde estaba acusado del más sangriento de sus delitos.