Presión total al Gobierno para paralizar la construcción por el brote de coronavirus: "Es un riesgo y al final puedo infectarme"

  • La vicepresidenta económica Nadia Calviño y la gran patronal de la construcción se oponen por el perjuicio económico.
Jose Antonio Salazar, un trabajador de la construcción en Madrid, nos relata cómo está viviendo el estado de alerta por coronavirus. "Necesito el trabajo, pero prefiero parar. Tengo cuatro personas en casa y es un riesgo. Al final puedo infectarme", comenta.
Jose Antonio Salazar, un trabajador de la construcción en Madrid, nos relata cómo está viviendo el estado de alerta por coronavirus. "Necesito el trabajo, pero prefiero parar. Tengo cuatro personas en casa y es un riesgo. Al final puedo infectarme", comenta.
José Antonio Salazar, un trabajador de la construcción en Madrid.
B. Álvarez / J. Paris

El Gobierno de España está recibiendo cada vez más presiones para que decrete la paralización de sectores considerados no básicos, como la construcción, tal como ha realizado el Ejecutivo italiano para tratar de evitar la propagación del coronavirus. 

No obstante, se trata de un sector muy importante para la economía. En la actualidad, el de la construcción mantiene buena parte de su actividad, con 150.000 viviendas aún en ejecución, en plena crisis del coronavirus, que dan empleo directo a unos 360.000 trabajadores, según advierten desde la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE), la gran patronal del sector. 

Sin embargo, existe una gran preocupación y temor al contagio entre los obreros de la construcción. José Antonio Salazar, un trabajador de la construcción en Madrid, relata a 20minutos.es cómo está viviendo el estado de alerta por coronavirus. "Necesito el trabajo, pero prefiero parar. Tengo cuatro personas en casa y es un riesgo. Tengo miedo por mis hijos. Al final puedo infectarme", comenta.

Pero el Gobierno de España, consciente del daño para la economía que ya supone la paralización de sector fundamentales como el turismo, la restauración, la automoción o las aerolíneas, entre otros, respalda por el momento el mantenimiento de la actividad del sector de la construcción. 

Pero el ritmo de contagios y de fallecimientos es altísimo y desde diversos frentes se exige al Ejecutivo de Pedro Sánchez que decrete ya la paralización temporal de la construcción. 

En concreto, varios gobiernos regionales como el de Catalunya (JxCAT-ERC, apoyados por la CUP), Murcia (PP-Cs, apoyados por Vox), Andalucía (PP-CS, apoyados por Vox) o Euskadi (PNV en coalición el PSE), lo están reclamando.

También sindicatos como CCOO o UGT, arquitectos, e incluso patronales regionales de la construcción.

Esa medida de confinamiento máximo es reclamada desde el primer momento por organizaciones médicas y científicas para poner cortafuegos al Covid-19. La OMS alerta casi a diario de que la pandemia se está extendiendo y abogar por "confinamiento máximo e investigación" para frenarla.

Obreros de la construcción en Madrid.
Obreros de la construcción en Madrid.
Jorge París

Presión de las CCAA

El presidente del Ejecutivo murciano, Fernando López Miras (PP), ha considerado que el Gobierno de España se está quedando a medias y podría adoptar medidas más "restrictivas" frente a la pandemia del coronavirus y proceder al cierre de más sectores laborales, como el de la construcción.

Apoyan estas medidas de paralizar la la construcción otros dirigentes regionanes del PP como el presidente de Andalucía, Juan Manuel Moreno. Pero también CCAA presididas por partidos nacionalistas como Euskadi o Catalunya.

El president de Catalunya, Quim Torra, en la misma línea de solicitar medidas más drásticas, reclama el "confinamiento total, excepto servicios esenciales", una medida que ya se ha tomado en Italia.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, ha asegurado que "se pueden endurecer las medidas como la suspensión de las obras existentes en Madrid porque son un foco de contagio". Además, ha solicitado que "si hay que cerrar Madrid que sea antes que después. Esto lo tiene que decretar el Gobierno de España porque nosotros no tenemos esta competencia

El presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras.
El presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras.
Marcial Guillén / EFE

Por el momento, CCAA gobernadas por el PSOE como la Comunitat Valenciana, Castilla-La Mancha, Asturias, Extremadura, La Rioja o Baleares no han solicitado oficialmente la paralización de la construcción. Tampoco algunas del PP como Galicia.

Dentro del Gobierno, es la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, quien más se está posicionando en mantener la actividad del sector de la construcción. Y, por el momento, tiene el apoyo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Según Calviño, el reto es "reorientar" la actividad productiva e industrial que resta en el país hacia los bienes y servicios prioritarios.

El vicepresidente del BCE y ex ministro de Economía, Luis de Guindos, apoya las medidas del Gobierno de Pedro Sánchez y, como Calviño, se opone ahora a paralizar la actividad de la construcción".

El portavoz de Más País, Íñigo Errejón, en cambio, exige "parar el país y que sólo funcionen las empresas que el Gobierno considere imprescindibles".

Los obreros, asustados. Los sindicatos exigen parar ya.

Trabajadores de la construcción en una obra
Trabajadores de la construcción en una obra
EUROPA PRESS

Los sindicatos mayoritarios en la construcción, CCOO y UGT, reclaman la paralización de la actividad en la construcción para evitar la propagación del coronavirus. 

CCOO: "Hemos solicitado al Gobierno el cese de toda la actividad de construcción que no sea urgente"

“Hemos solicitado al Gobierno el cese de toda la actividad de construcción que no sea urgente. Se ha de poder reparar una infraestructura crítica o un techo que amenaza con venirse abajo, pero lo demás tiene que parar. Está en juego la salud de miles de trabajadores”, ha afirmado Daniel Barragán, dirigente de Comisiones Obreras en el sector de la construcción a ElConfidencial.com.

Por su parte, Álvaro Recio, portavoz de UGT en la construcción, también es favorable a la paralización temporal de la actividad porque, en su opinión, "es muy difícil mantener las medidas de seguridad que pide el Ministerio de Sanidad".

Los arquitectos también reclaman la paralización

Arquitectos, Arquitectos Técnicos e Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, que representan a más de 110.000 profesionales colegiados del sector, también han pedido al Gobierno que paralice ya la construcción. 

En su opinión, "en la situación actual, no es factible garantizar la salud pública y la seguridad del conjunto de agentes, trabajadores y personal interviniente en los trabajos".

La mayoría de la patronal pide mantener la actividad, pero no toda

En la patronal de la construcción también comienza a haber fisuras. Mientras el presidente de la Asociación de Promotores Constructores de España (APCE) y de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (Asprima), Juan Antonio Gómez-Pintado, alertó del "enorme impacto económico" que tendría la paralización de la actividad por el Covid-19, algunas patronales regionales se han posicionado abiertamente a favor de un paro temporal.

Los obreros están trabajando media jornada para no coincidir en los comedores, que son los sitios más peligrosos

Gómez-Pintado destaco que en las obras se están aplicando protocolos "reforzados" de higiene frente al coronavirus y recalcó que los obreros "están trabajando media jornada para no coincidir en los comedores, que son los sitios más peligrosos y donde están más tiempo juntos". Además, agregó que "se les está tomando la temperatura en la entrada al trabajo", como aconseja el Ministerio de Sanidad.

La Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción (CEPCO) también se muestra a favor de mantener la actividad en la construcción. Su vicepresidente, Luis Rodulfo, sostiene: "Toda la confederación e industrias que la incluyen van a cumplir a rajatabla con lo que indique el Gobierno y la autoridad laboral y sanitaria con la máxima preocupación en la seguridad y salud de trabajadores de nuestra industria". 

Sin embargo, desde la Federación Regional de la Pequeña y Mediana Empresa de Construcción y Afines de Extremadura (Pymecon) advierten de que ante la "gravísima situación" por la pandemia de coronavirus, "deberían paralizarse por decreto obras de construcción, y en especial las de edificación". 

Según la patronal extremeña Pymecon, "la salud y la seguridad de las personas es el principal objetivo a preservar por encima de todo"

Según Pymecon, "la salud y la seguridad de las personas es el principal objetivo a preservar por encima de todo", por lo que "cuanto antes podamos frenar los efectos del coronavirus, antes se podrá recobrar la normalidad de nuestras vidas y el pulso de la economía".

El Govern planteará el cese de la actividad en el sector de la construcción.
El Govern de Catalunya exige el cese de la actividad en el sector de la construcción.
EUROPA PRESS - Archivo

Por su parte, Sebastián Molinero, secretario general de la Asociación Nacional de Distribuidores de Materiales de Construcción (Andimac), preguntado por 20minutos.es por si están a favor de la paralización de la actividad en el sector de la construcción, responde: "Estamos a favor de hacer todo lo posible para reducir el impacto de la enfermedad, para lo que debe imperar el criterio sanitario. Y esto también requiere que el Gobierno dicte el criterio oportuno con todas las consecuencias, es decir, que genere la cobertura jurídica para todos los agentes implicados". 

Al respecto, agrega: "El sector de la construcción es una maquinaria que parte de la industria y finaliza en la ejecución, pasando por toda la labor de acopio, suministro, financiación y prescripción de soluciones, que es donde entra la distribución. Existen compromisos contractuales, comerciales, morosidad por falta de voluntad política a la hora de velar por el cumplimiento de la Ley de Morosidad, costes de inactividad, etc… que requieren una respuesta que ofrezca cobertura jurídica y, a continuación, garantice las constantes vitales de todos los operadores durante la etapa de congelación de la actividad". 

"No hacerlo provocaría una situación extrema a sectores enteros, en especial a autónomos y pequeñas empresas de distribución, pero también reformas, rehabilitación y construcción. El período 2008-2012 no fue nada comparado con esta situación. O el Gobierno lo entiende, o un sector que directa e indirectamente representaba hace dos semanas el 12% del PIB se desmoronará", alerta.

En caso de paralización, habría que compensar económicamente a todos los participantes en esa cadena, y el coste sería dramático”.

Manuel del Río, consejero delegado de Danosa, se opone por completo a la paralización de la actividad en declaraciones a 20minutos.es:“La suspensión de las obras tendría unas consecuencias económicas desastrosas. Se trata de una decisión que le corresponde al Gobierno y que conlleva serias implicaciones, puesto que afectaría a toda la cadena de suministros. En caso de paralización, habría que compensar económicamente a todos los participantes en esa cadena, y el coste sería dramático”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento