CEV pide "medidas excepcionales" en material laboral, económica y fiscal para remontar el "cortocircuito"

La Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV) ha manifestado este lunes que la situación de excepcionalidad provocada por la expansión del COVID-19, exige que los gobiernos y la Unión Europea (UE), en sus respectivos ámbitos de responsabilidad, aprueben también "medidas excepcionales" en materia laboral, económica y fiscal para superar este "cortocircuito" en la actividad.

"Igual que los ciudadanos necesitan medidas para asegurar su salud, las empresas necesitan apoyos que aseguren su supervivencia", ha señalado el presidente de la CEV, Salvador Navarro en un comunicado, en el que asegura que "la economía y las empresas van a necesitar un importante apoyo público para remontar" la situación tras el epidemia.

En este sentido, ante la reivindicación del 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, ante la UE para que ayude con medidas de la misma potencia que el 'Plan Marshall' posterior a la Segunda Guerra Mundial, Navarro ha señalado a Europa Press que "salvando las distancias entre lo que significa reconstruir un país devastado por la guerra (con una economía mayoritariamente dirigida al abastecimiento militar), lo que sí está claro es que las economías -y las empresas- van a necesitar un importante apoyo público para remontar el cortocircuito de su actividad, cuya duración todavía es incierta".

Para Navarro, "toda la política económica debe tener como principal objetivo suplir los 'shocks' de oferta y de demanda, así como sus efectos sobre la tesorería y el patrimonio de los agentes económicos". "La política monetaria, que ha mantenido un papel relevante tras la última gran crisis, debe seguir garantizando la liquidez a costes mínimos. Y en ello está pero esto no es suficiente, ha apuntado. "Es la política fiscal la que debe tomar ahora la iniciativa. Para ello deben relajarse los criterios de déficit y deuda. Tanto la UE como los distintos Gobiernos nacionales están por esta labor. Es la única forma de activar políticas anticíclicas", ha advertido.

A partir de ahí, ha continuado, las administraciones central, autonómicas y locales, pueden y deben apoyar a las empresas para remontar el desplome de su actividad, mediante líneas de subvención ágiles y eficaces, y el aval público de parte de los préstamos que éstas puedan requerir. En paralelo, "descartando una recuperación en V, también habrá que activar todas aquellas políticas que coadyuven a sostener y recuperar la demanda privada", ha agregado.

En concreto, en materia laboral, la CEV reclama la "simplificación y agilización" de los procedimientos en los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs) y ha solicitado que la causa de fuerza mayor para justificar los ERTEs se reconozca para todas las empresas de aquellos sectores cuya actividad está limitada por el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el 'estado de alarma', así como para las del resto de sectores que, a pesar de no estar directamente afectadas por el estado de alarma, justifiquen debidamente el descenso de su actividad como consecuencia de éste.

La patronal autonómica ha recordado que la normativa vigente concede un plazo de 5 días para resolver los ERTEs y ha pedido que la Administración tenga en cuenta ese límite y prevea los recursos materiales y humanos necesarios para que este plazo se cumpla, según ha explicado en un comunicado.

Asimismo, la Confederación ha solicitado una "mayor flexibilidad en la contratación y en la gestión del tiempo de trabajo" mientras dure el estado de alarma y que los trabajadores afectados por un ERTE puedan recibir la prestación por desempleo desde el primer día, para lo que considera necesario la colaboración de la autoridad laboral competente y de las empresas.

En materia económica y fiscal, y "en aras de contener los graves problemas de liquidez" ha pedido facilitar el acceso al crédito y evitar la asfixia de tesorería la patronal autonómica solicita a las administraciones públicas la aprobación de una moratoria en el pago de todos los impuestos, como mínimo, hasta el 30 de julio.

También ha instado a la banca privada a aplicar un "periodo de carencia sin coste", como mínimo hasta el 31 de diciembre, del total de las cuotas, sin coste. Además, a la vista de las condiciones excepcionales del Banco Central Europeo (BCE) -que está aportando financiación al sistema a tipos negativos-, ha solicitado la apertura de líneas de crédito para tesorería a tipo de interés "cero".

En la misma línea, la CEV ha recomendado a la banca pública promocional valenciana, en concreto al Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), la creación de líneas de financiación para circulante a tipo de interés "cero", y a AFIN-SGR la relajación de las condiciones para el otorgamiento de garantías y avales. Por su parte, al Gobierno central le exige que avale, a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), parte de los préstamos que requiere el tejido empresarial y permita así elevar la tolerancia de riesgo de la banca privada.

Del mismo modo, ha reivindicando un "apoyo explícito" desde el sector público a todos los sectores productivos, así como una rebaja de la fiscalidad a través de bonificaciones en todos y cada uno de los tributos. Por su parte, la CEV manifiesta su apoyo al Gobierno y confía en que las medidas incluidas en el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el 'estado de alarma' sirvan para para proteger la salud y seguridad de los ciudadanos y contener la progresión del coronavirus, como algo "absolutamente prioritario".

Además, la patronal autonómica ha querido reconocer el esfuerzo del personal sanitario, del sector agroalimentario, de la logística y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y ha pedido que todas las empresas y ciudadanos cumplan los mandatos que conlleva el 'estado de alarma' decretado.

Comunidad Valenciana

Mostrar comentarios

Códigos Descuento