Isabel Coixet, sobre 'Nieva en Benidorm': "Es rara, porque nunca he empezado una película que evoluciona"

La directora de cine Isabel Coixet ha asegurado este jueves que 'Nieva en Benidorm', la película que está terminando de rodar estos días en la capital turística alicantina, es una película de "posibilidades", en la que un "antihéroe asocial, riguroso y metódico" que se tiene que enfrentar a la vida tras perder su trabajo en Manchester. "Es rara, porque nunca he empezado una película que vaya evolucionando y tu vayas descubriendo cosas", ha manifestado.
Timothy Spall, segundo por la izquierda, y Sarita Choudhury, tercera, junto al alcalde de Benidorm, Toni Pérez, e Isabel Coixet.
Timothy Spall, segundo por la izquierda, y Sarita Choudhury, tercera, junto al alcalde de Benidorm, Toni Pérez, e Isabel Coixet.
EUROPA PRESS

Protagonizada por Timothy Spall y Sarita Choudhury, y con la participación de los españoles Carmen Machi, Ana Torrent y Pedro Casablanc, 'Nieva en Benidorm' está producida por El Deseo y se ha rodado entre Benidorm, Calp y Altea.

"Para mi es una película que la llevaba soñando mucho tiempo y me ha costado mucho adaptarme a ese sueño y a esta realidad", ha afirmado y ha manifestado que esta película tiene cosas que no se han visto antes en su cine, y se ha referido a una coreografía de cuatro minutos con Sarita. "Nunca había hecho una escena así", ha proseguido y ha subrayado que la película está rodada desde el punto de vista "de un hombre".

En una entrevista en Benidorm, Coixet ha comentado que se trata de un trabajo que ha "evolucionado" en los tres meses que lleva en la ciudad, ya que en este tiempo ha ido "descubriendo cosas de la realidad de aquí y que rompe esquemas que tenías".

"Es la vez que he estado más y he querido incorporar cosas que están aquí", ha asegurado y ha señalado que se ha dejado "alimentar" por lo que ha visto "cada día". "Muy fuertes, muy raras, muy exóticas", ha definido sobre la realidad que ofrece Benidorm.

Además, ha evidenciado que la gente en la ciudad está "contenta": "Esto es muy raro; vas por Madrid o Barcelona y la gente está como amargada, aquí la gente está contenta". Al respecto, no ha obviado que existe un colectivo de la tercera edad que se siente "seguro y que se siente como poderoso, tanto en la española como en la británica".

"Cuando haces una película en un sitio no puedes inventarte un sitio que está en tu cabeza, tienes que encontrar un equilibrio entre lo que está en tu cabeza y lo que estás viendo cada día", ha razonado.

EL BREXIT

La película, que en un principio surgió de una idea para un documental, para abordar la cuestión urbanística. "He hablado con urbanistas que dicen que esto es mucho mejor esto", ha afirmado, aunque ha señalado que ha hablado con gente "nacida aquí que abomina" de este Benidorm.

Sin embargo, ha precisado que ha descubierto "otro Benidorm" con sitios "estupendos" en los que "se come increíblemente bien y donde no entra ni un turista".

Y ahí ha querido exponer la realidad de la comunidad inglesa que quiere "no salir de encontrar el mismo pub" que en su país. Y frente a ello, la película plantea "algunas pullas antibrexit y 'antibrithis', bastante grandes".

En ese sentido, ha opinado que los británicos son "de la gente más racista de Europa; van como que no, pero lo ves cada día porque te esfuerzas en atenderles en su idioma y gente que lleva toda la vida aquí y no ha pronunciado nada de español, nunca".

Así, ha comentado que el personaje de Sarita le dice, en un momento de la película ante las sospechas del personaje de Timothy, que "quizás si os esforzarais por hablar un poco lo que hablan los demás, el Brexit no se hubiera producido".

EN BLANCO Y NEGRO

Sobre el título, ha señalado que hay un personaje "obsesionado" con las nubes y que en Benidorm nevó hace tres inviernos. De hecho, ha recordado que hace unas semanas la cumbre de Aitana, la montaña más alta de la provincia de Alicante, se cubrió de nieve mientras rodaban.

Además, ha recalcado que el papel de Sarita es el de una mujer que "no aspira a tener una pareja y a tener una historia de amor: aspira a vivir y a aceptar las cosas que vienen sin juzgar y no a esta cosa de felices para siempre".

"Es una película vitalista y casi sabio, sobretodo con el personaje de ella", ha definido sobre un muejer en la película de la que se sabe poco pero que va dejando evidencias de que "hay muchas cosas que ha vivido, ha aprendido y aplicado".

Isabel Coixet ha reconocido que en un primer momento se pensó en rodar la película en blanco y negro, pero que la idea se desvaneció cuando se rodó en la Muralla Roja, el edificio de Bofill en Calp, donde se supone que está la casa de Sarita Choudhury.

"La Muralla Roja en blanco y negro, no es la Muralla Roja y esa fue finalmente la decisión", ha sostenido, aunque ha reconocido que "todas las películas las haría en blanco y negro; pero no ganábamos nada".

Asimismo, ha considerado que rodar así hubiera podido confundir y hacer pensar en "cosas que podrían parecer incluso de otra época".

Finalmente, ha defendido que como directora coge la cámara y que seguirá haciéndolo porque "cada uno encuentra su camino".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento