Sánchez y Merkel señalan las grandes diferencias en la UE en su primera negociación tras el 'brexit'

Angela Merkel y Pedro Sánchez, reunidos este viernes.
Angela Merkel y Pedro Sánchez, reunidos este viernes.
TWITTER Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno de España y la canciller alemana han hecho patente la falta de acuerdo en el seno de la UE en la negociación de los primeros prespuestos comunitarios desde la salida oficial del Reino Unido.

Pedro Sánchez ha subrayado su rechazo a una propuesta presupuestaria para la Unión Europea que, según ha dicho, "no atiende" ni a las urgencias económicas y sociales de Europa ni a la hoja de ruta con las políticas comprometidas por las propias instituciones europeas.

Tras el Consejo Europeo extraordinario que ha terminado sin un acuerdo sobre el marco financiero plurianual para el periodo 2021-2027, Sánchez ha considerado que "sin duda alguna" hay margen de maniobra para mejorar el presupuesto y por eso seguirá apostando España.

Y también ha recalcado que continuará batallando para que la Política Agraria Común y la de cohesión tengan una "financiación debida y justa".

"Estamos hablando de justicia, y no hay nada más justo que la cohesión, porque supone igualdad, viva cada uno donde viva", ha señalado el presidente del Gobierno español.

En esta negociación, en la que han estado por un lado los "amigos de la cohesión" y por el otro los países "frugales" que querían recortar más el presupuesto, Sánchez ha lamentado que haya habido quienes planteasen una disyuntiva "engañosa" sobre políticas "buenas y malas"

Y ha dicho que las políticas tradicionales —agrícola y cohesión— son cercanas a los ciudadanos y fortalecen el mercado común. Un mercado del que precisamente se benefician más quienes más aportan, ha añadido mostrando un gráfico.

Por eso ha insistido en que es un "error" que se "estigmaticen" estas partidas tan necesarias para el desarrollo de la UE.

La reacción de Merkel

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, admitió este viernes que las diferencias entre los Estados de la Unión Europea sobre el presupuesto comunitario son aún "demasiado grandes" como para lograr un acuerdo y avisó de que los líderes deben "ser conscientes de lo que es realista" en sus demandas.

"No estaba claro que lo fuéramos a lograr y el resultado que ha salido es que las diferencias son todavía demasiado grandes como para llegar a un acuerdo. Por desgracia, hemos tenido que suspender la cumbre", explicó Merkel en rueda de prensa al término de una reunión en Bruselas.

Tras 48 horas de negociaciones, los líderes constataron la falta de consenso sobre la última propuesta puesta sobre la mesa para intentar alcanzar un pacto.

"Prometo que cuando tengamos un acuerdo seré más elocuente"

De cara a una futura cumbre para volver a abordar el presupuesto, aún sin fecha, la mandataria advirtió de que "hay que ser consciente de lo que es realista" en términos de demandas, y avisó de que "queda mucho trabajo por delante".

La canciller alemana afirmó que los líderes no han llegado ni siquiera a revisar los detalles de cada partida en esta última propuesta porque "estaba claro" de que no había un acuerdo sobre el monto total, que equivalía a un 1,069% de la Renta Nacional Bruta de los Estados miembros.

El montante era inferior al 1,074% de la RNB que proponía el primer plan elaborado por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que ya había sido rechazado por los países, en unos casos por considerarlo escaso y, en otros, demasiado ambicioso.

Alemania se declaraba más partidaria de las cifras que recogía el último documento técnico planteado por la Comisión Europea pero, tras apenas 25 minutos de reencuentro de los Veintisiete, se ha constatado la falta de acuerdo.

La canciller alemana no quiso pronunciarse sobre detalles técnicos ni el contenido de las diferentes partidas, aunque sí advirtió de que su Gobierno quiere más concreción sobre el mecanismo que condicionará la recepción de fondos al respeto del Estado de derecho.

Merkel también evitó posicionarse sobre si, de acordarse un monto total muy inferior a lo que pide el Parlamento Europeo (un 1,3% de la renta nacional bruta conjunta), podría conllevar el riesgo de un veto de esta institución con la que los países deben negociar tras alcanzar una postura común.

"Prometo que cuando tengamos un acuerdo seré más elocuente", añadió. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento