Los actos vandálicos ya azotan a uno de cada tres colegios coruñeses

  • Grupos de jóvenes rompen cristales y van de 'botellón' a los patios.
  • Afecta a siete centros y algunos han puesto cámaras.
  • El gasto en reparaciones asciende a 100.000 euros/año.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE A CORUÑA
Los vándalos arrancan la rejilla de los desagües para trepar el muro y colarse en el centro Raquel Camacho.
Los vándalos arrancan la rejilla de los desagües para trepar el muro y colarse en el centro Raquel Camacho.
M. F.

Las pandillas juveniles no dan tregua a los centros escolares de la ciudad. Uno de cada tres colegios sufren sin descanso numerosos actos vandálicos desde que se inició el curso, hace hoy dos semanas. Ventanas rotas, restos de botellón en sus patios y pintadas en las paredes exteriores son algunos de los «regalos» que les dejan y la Concejalía de Educación ya cuenta con un listado de siete centros afectados (de 26 que hay en A Coruña), en los que estudian unos 2.000 alumnos. «Ponemos un cristal nuevo, y lo destrozan. Es un gasto continuo», aseguran los técnicos.

El informe municipal incluye los colegios Cornide Saavedra, Eusebio da Guarda, Raquel Camacho, Pedralonga, Sanjurjo de Carricarte, María Pita y la escuela infantil Luis Seoane. En esta última han tenido que instalar cámaras de vigilancia para evitar que los chavales suban al tejado y en el Raquel Camacho hacen pintadas y dejan cristales rotos tras hacer botellón.

Piden más vigilancia

En el centro Eusebio da Guarda sólo en verano se tuvieron que hacer varios cambios de cristales, explican en Educación, y en Pedralonga también andan a sus anchas porque el conserje no reside en el centro y por las noches carecen de vigilancia.

Ponemos un cristal nuevo y lo destrozan. Es un gasto continuo", dicen en Educación
«No sabemos qué motivación tienen para hacer esto, pero va al bolsillo de todos», explican en la concejalía. Y es que según los cálculos municipales, cada año se invierten unos 270.000 euros en reparaciones varias en colegios, y los actos vandálicos se llevan más de la mitad de ese presupuesto, es decir, unos
100.000 euros anuales de las arcas locales.

Los responsables de los centros educativos aseguran que han presentado «numerosas quejas y denuncias» ante la Policía Local y Nacional, pero en la actualidad no existe en la ciudad un protocolo de vigilancia, salvo las campañas policiales para controlar el trapicheo de drogas en el entorno de colegios e institutos.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE A CORUÑA

Mostrar comentarios

Códigos Descuento