El Gobierno no da por rota la negociación con ERC y se aferra a la afirmación de Junqueras de que hay que seguir

  • Coincide con en ERC en volver a la política y cree que la sentencia del procés fue “por tratar lo que era político en el ámbito judicial”.
  • No “prejuzga” si la Abogacía del Estado mantendrá su criterio de junio de reconocer la inmunidad de Junqueras.
La portavoz y ministra de Educación funciones, Isabel Celaá, durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros en La Moncloa, Madrid (España), a 20 de diciembre de 2019.
La portavoz y ministra de Educación funciones, Isabel Celaá, durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros en La Moncloa, Madrid (España), a 20 de diciembre de 2019.
Marta Fernández - Europa Press

A pesar de la complicación ha provocado la reacción de ERC al reconocimiento de la inmunidad de Oriol Junqueras en sus contactos con el PSOE, el Gobierno no da en modo alguna por terminada o congelada la negociación con los independentistas, que este jueves por paralizados los contactos hasta conocer qué alegará la Abogacía del Estado, dependiente de Justicia, ante el Tribunal Supremo.

Por el contrario, la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celáa, ha adoptado el discurso de los independentistas apelando este viernes a la vía política para solucionar la crisis catalana y frente a la contundencia de las palabras de la portavoz de ERC, Marta Vilalta, al dar por congeladas las negociaciones, se ha aferrado a las declaraciones de Junqueras, que en una entrevista difundida este viernes ha dicho que “en ningún caso” deben detenerse.

“El ánimo que tiene este Gobierno es tener un Gobierno cuanto antes mejor, la semana que viene mejor que la siguiente si es compartido por la otra parte como ha dicho el señor Junqueras”, ha dicho Celáa.

Aun así, la portavoz del Gobierno ha reconocido que "todos los diálogos tienen dificultades y nosotros seguimos con el objetivo claro de continuar con las conversaciones políticas para buscar espacios de encuentro en el ámbito político y con el objetivo de intentar un gobierno cuanto antes”. En especial Celáa ha insistido en que hay que separar la vía judicial de la política, igual que reclaman los independentistas, ha reiterado que el Gobierno actual no es más que “heredero” de la situación judicial sobre Cataluña que dejó el PP.

“Aprovechemos la oportunidad de ser tratados políticamente el tema y no llevando a la vía judicial, que ya ha sido bastante”, ha dicho Celáa, que ha recordado que a la sentencia del procés que condenó a Junqueras a 13 años de prisión se llegó “por haber tratado lo que era político en el ámbito judicial”.

“La sentencia del Tribunal de la UE no debe ser y no es para el PSOE ningún obstáculo para seguir en el acuerdo que se está trabajando”, dicho Celáa en una rueda de prensa en la que ha insistido una y otra vez en que es a los tribunales los que corresponde a dirimir cuestiones jurídicas, como a ojos del Gobierno es la sentencia de Luxemburgo, y a los políticos ha hacer política. La recuperación de la “nueva etapa de diálogo”, de la vía política, es precisamente algo que reclama ERC y PSOE y el Gobierno insiste en que esta nueva etapa solo podrá ocurrir cuando el nuevo gobierno eche a andar, es decir, con la legislatura.

ERC espera a la Abogacía del Estado

Además del congreso clave que celebrará este sábado ERC, la situación puede que se clarifique una vez que la Abogacía del Estado presente su alegación al Tribunal Supremo sobre cómo proceder una vez que tiene la respuesta del Tribunal de la UE a su pregunta prejudicial sobre si Junqueras adquirió la inmunidad tras ser elegido miembro del Parlamento Europeo. 

El Alto Tribunal ha dado cinco días a las partes y Celáa no ha querido pronunciarse este viernes cuándo se pronunciará la Abogacía ni en qué sentido lo hará, a pesar de que hace unos meses adoptó una posición muy parecida a la del tribunal de Luxemburgo.

La Fiscalía se apresuró este jueves a alegar que Junqueras debe seguir en prisión y debe seguir inhabilitado,mientras que la Abogacía sigue estudiando su respuesta, según ha dicho Celáa. Este órgano en junio ya se mostró favorable a dejarle en libertad para que recogiera su acta de eurodiputado, es decir, en el mismo sentido de la sentencia de Luxemburgo, aunque este viernes la portavoz ha dicho que no se puede “prejuzgar” lo que dirá ahora, dentro de un plazo que termina el miércoles de la semana que viene pero que, de acuerdo a la advertencia de ERC, si se retrasa más allá del 23 de diciembre prácticamente se cerrará la puerta a que la investidura de Pedro Sánchez sea antes de final de año.

Investidura a final de año

Este plazo sigue siendo de momento más un deseo que una realidad, ya que para ello la sesión de investidura debería empezar el 27 de diciembre, el viernes que viene, después de que el Pleno se haya convocado con antelación, en unos tiempos que la espera por parte de ERC a ver qué dice la Abogacía del Estado vuelven a complicar.

“Nada me gustaría más que cuanto antes, pero no puedo decírselo”, ha dicho Celáa sobre si cree que habrá investidura el 30 de diciembre. Lo que sí ha asegurado es que, a pesar de que Sánchez sigue pidiendo a PP y Ciudadanos que se abstengan, es que, ante la negativa de estos dos partidos, “no hay un plan b” a una investidura que no pase por la abstención de ERC.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento