ERC no volverá a negociar con el PSOE si la Abogacía del Estado no defiende en el Supremo la sentencia sobre Junqueras

  • Esperan que el Gobierno pida ejecutar una resolución que dice que Junqueras debería haber sido puesto en libertad.
  • Calvo contesta que la Abogacía está "estudiando" la sentencia y advierte de que no afectará "para nada" al fallo del procés.
  • Como el resto de las partes, la Abogacía tiene un plazo de cinco días para pronunciarse ante el Supremo.
  • La Justicia europea sentencia que Junqueras tenía inmunidad como eurodiputado.
Marta Vilalta con Roger Torrent a las afueras del Parlament.
Marta Vilalta con Roger Torrent a las afueras del Parlament.
ACN

En día después del último choque entre el PSOE y ERC en sus negociación de cara a la legislatura, los contactos entre ambos partidos vuelven a ponerse a prueba, en este caso debido a la inmunidad que el Tribunal de Justicia de la UE ha reconocido este jueves al líder de ERC, Oriol Junqueras. Como consecuencia, la formación independentista ha anunciado que no volverá a sentarse a negociar la investidura de Pedro Sánchez con el PSOE hasta que no haya un pronunciamiento "político" por parte del Gobierno sobre este fallo judicial. En concreto, ERC ha instado al Ejecutivo central a que la Abogacía General del Estado, que depende jerárquicamente del Ministerio de Justicia, solicite al Tribunal Supremo el cumplimiento de la resolución de la corte europea, que este jueves ha determinado que debería haber sido puesto en libertad para recoger su acta de eurodiputado.

"Desde ERC no vamos a volver a reunirnos con el PSOE hasta que sepamos qué es lo que piensa el PSOE, qué valoraciones hace y qué acciones llevará a cabo la Abogacía General del Estado", ha dicho la portavoz nacional de los republicanos catalanes, Marta Vilalta. "No teníamos ninguna reunión prevista, no se va a convocar ninguna hasta que no sepamos cuál es la reacción del PSOE y de la Abogacía General del Estado", ha afirmado, con el propósito de que "digan que están abandonando el camino de la judicialización y están tomando la vía política". "Esperamos que hagan lo que siempre han dicho que harían, acatar la sentencia" que dice que Junqueras debería haber sido puesto en libertad.

La respuesta del Gobierno no se ha hecho esperar. Solo unos minutos después, la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, ha afirmado que la Abogacía del Estado está "analizando" un fallo que ha recordado que se ha conocido esta misma mañana. Se ha mostrado de acuerdo con Vilalta en la necesidad de "la política esté solo en la política", no en los tribunales, como piden los independentistas, aunque también ha recordado que el Tribunal de Justicia de la UE ha reconocido la inmunidad Junqueras, pero no ha entrado en el fondo del juicio ni de la sentencia por el 1-O, tal y como no debía hacer. 

"La Abogacía del Estado está estudiando detenidamente y de manera concienzuda [la sentencia] para para saber la forma en la que podemos ayuda, la mejor manera a la posición que adopte el Tribunal Supremo para cumplir esta sentencia", ha dicho Calvo, rodeada por los ministros del Interior y de Justicia en funciones, Fernando Grande-Marlaska y Dolores Delgado.

Calvo se ha distanciado de los ataques que políticos de otras formaciones han lanzado a lo largo de la jornada contra el tribunal europeo y ha dejado claro que el Gobierno respeta "todas las sentencias de todos los tribunales, nacionales o supranacionales". 

No obstante, ha dejado claro que, a diferencia de la libertad que ERC exige para Junqueras, la resolución de la corte de Luxemburgo no debe afectar a la sentencia del juicio al procés, que condenó al líder de ERC a 13 años de prisión por sedición y malversación. "No entra en ningún momento, y para nada tampoco era su objetivo, en la sentencia que se pronunció el 14 de octubre, estamos hablando de una parte que fue objeto de una cuestión prejudicial de nuestro Tribunal Supremo al tribunal de Luxemburgo", ha dicho Calvo.

Hasta el momento, en el PSOE se consideraba que el reconocimiento de la inmunidad de Junqueras no iba a afectar a sus negociaciones de investidura con ERC. Pero las palabras de Vilalta podrían cambiarlo todo. Los independentistas se niegan a volver a sentarse con el PSOE, que no obstante, ya parecía instalado en el intercambio de documentos más que en las reuniones físicas de sus negociadores.

Plazo de cinco días

En todo caso, entre la exigencia de Vilalta de que haya un pronunciamiento de la Abogacía del Estado y el análisis de la sentencia que ha dicho Calvo que se está haciendo media un plazo de cinco días que podría afectar a una investidura que Sánchez quiere que sea el 30 de diciembre, aunque ahora se abriría a retrasarla una semana, hasta el 5 de enero.

El Tribunal Supremo ha dado cinco días a las partes -Fiscalía, Abogacía del Estado, defensas- para que planteen si Junqueras debe quedar en libertad, el plazo en el que ERC determinará si el Gobierno está decidido a "abandonar el camino de la judicialización". "Hay unos plazos que son de nivel jurídico, de unos díaas que el Tribunal Supremo ha establecido para poder interponer recursos. El Gobierno y el PSOE lo pueden hacer cuando quieran, nosotros reivindicamos esta sentencia, que da la razón no solo a Junqueras, sino a toda la ciudadanía de Cataluña que votó por ellos", ha dicho Vilalta.

La Fiscalía ha sido la primera en pronunciarse, lo ha hecho ya este mismo jueves, para solicitar al Alto Tribunal que el líder de ERC siga en prisión, se ejecute su inhabilitación y, frente a lo que ha considerado el Tribunal de la UE, se le impida tener acta de eurodiputado. La Abogacía del Estado y, a través de ella el Gobierno, tiene estos mismos cinco días para pedir al Supremo que deje a Junqueras en libertad o para alinearse con la Fiscalía y solicitar todo lo contrario.

Investidura para una solución política

A pesar de que el PSOE no quería verlo así, las implicaciones que para ERC tiene la sentencia sobre Junqueras sobre la investidura de Sánchez son evidentes. Vilalta ha dejado claro que "a nivel político lo vamos a batallar, a luchar para que se cumpla esta sentencia porque lo que dice también el Tribunal de la UE al Tribunal Supremo es que se aplique de forma inmediata", es decir, que Junqueras quede en libertad. 

En este escenario, ERC quiere saber si el Gobierno está dispuesto también a solicitarla antes de retomar las negociaciones de investidura. De momento, Calvo no ha dado una respuesta clara de parte del Gobierno, pero sí se ha alineado con el deseo de los independentistas de "activar la vía política para solucionar cualquier conflicto".

Para la vicepresidenta, esta alternativa pasa necesariamente por que haya un nuevo Gobierno, presidido por Pedro Sánchez, a quien ha calificado de "heredero de esta situación [en Cataluña] creada por el anterior Gobierno de España". Para que esto ocurra, el PSOE necesita que ERC se abstenga. 

"Estamos convencidos desde el Gobierno de que es necesario abrir una etapa política nueva", ha dicho Calvo, que ha vuelto a tentar a los independentistas a apoyar a la investidura de Sánchez afirmando, como ellos, que "ha llegado el momento de que la política solo esté en la política" y haya "negociación y encuentro entre quienes pensamos de manera muy diferente".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento