Hermana de víctima: "Un militar dijo que se escondiera y acabó fusilada en la cárcel"

  • Asesinada en el 36, ahora abren la fosa en la que fue enterrada.
  • Gracias a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.
  • Su hermana, que quiere enterrarla dignamente, tiene 83 años.
Restos humanos en una fosa común en Izagre, León (EFE).
Restos humanos en una fosa común en Izagre, León (EFE).
EFE

Octubre del año 1936. Una mujer de 32 años, María Alonso Ruiz, huye sin éxito tras la llegada de las tropas nacionales a La Bañeza, un pequeño pueblo del sur de León. Su puesto como presidenta de la Izquierda Republicana en la localidad la había situado en el punto de mira de los falangistas de la zona, que finalmente dieron con ella.

"Un militar le dijo que se escondiera en casa y que no saliera, pero poco más tarde llegaron y nos llevaron a todas a la cárcel de San Marcos... ", explicó su hermana Josefina (83 años), que confesó seguir teniendo miedo por el terror vivido durante la represión en España. Pese a la gravedadde los hechos y tras dos meses en prisión soportando palizas, aún quedaba lo peor por llegar. Los falangistas habían decidido ejecutar a María, la hermana mayor, junto a nueve hombres más. "Ya no volvimos a verla nunca más", explica muy emocionada su hermana pequeña.

Un rayo de esperanza

Al salir de la cárcel iniciaron su búsqueda. Empezaron por Izagre (un pueblecito de León) gracias a las indicaciones de algunos de los presos de la prisión de San Marcos. Una vez allí, unos vecinos de la zona les indicaron más o menos la zona donde habían ejecutado a nueve hombre y a una mujer. "Por miedo a posibles consecuencias no desenterramos a mi hermana", explicó Josefina. Hoy, con la colaboración de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, y 72 años más tarde, Josefina está cerca de recuperar los restos de su hermana.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento