Sánchez no descarta un nuevo Pedralbes y responde a Junqueras que el diálogo será dentro de la ley

  • Reprocha al presidente catalán que “critique” su diálogo con otros presidentes autonómicos.
  • Insiste en pedir a Casado que permita su investidura: “Se podría abstener el PP”.
El pte.Del Gobierno, Pedro Sánchez, y el pte.De la Generalitat, Quim Torra
El pte.Del Gobierno, Pedro Sánchez, y el pte.De la Generalitat, Quim Torra
CEDIDA - Archivo

El presidente en funciones, Pedro Sánchez, mantiene la discreción sobre sus contactos con ERC para lograr la investidura mediante un acuerdo en el que no se descarta una nueva reunión entre Gobierno central y autonómico, como ocurrió en Pedralbes hace casi un año. La portavoz del Gobierno, Isabel Celáa, no ha negado este viernes que vaya a haber una mesa de diálogo de estas características mientras que, desde Bruselas, Sánchez se ha manifestado en unos términos muy similares al comunicado que acordó el año pasado tras verse con Quim Torra para contestar a la exigencia de una mesa para hablar de autodeterminación que ha lanzado Oriol Junqueras. Este diálogo se hará, ha dicho, dentro de “la seguridad jurídica que emana de las leyes democráticas”.

En una entrevista a La Razón desde la cárcel, Junqueras ha insistido en que ERC solo permitirá la investidura de Sánchez si accede a una mesa de diálogo en la que se trate la autodeterminación, una reivindicación que ha dicho que su formación no va a abandonar.

A Sánchez no le ha extrañado una propuesta de “extremos”, que “son conocidos” y ha afirmado que “el diálogo debe ser el método para resolver el conflicto político y el marco tiene que ser la seguridad jurídica que emana de las leyes democráticas”.

A diferencia de otras ocasiones o de lo que minutos antes había dicho Celáa desde Madrid, Sánchez ha optado por no referirse en concreto a la “Constitución”, igual que sucedió hace casi un año, cuando el gobierno central y el catalán pactaron un comunicado conjunto tras su reunión de Pedralbes en el que se disponían a dialogar sobre el “conflicto político” dentro del “marco de la seguridad jurídica”.

Llamada a Torra

La posibilidad de una nueva cumbre de Pedralbes emerge por la exigencia de ERC de que haya un diálogo político bilateral al más alto nivel y también porque la semana que viene Sánchez volverá a hablar por fin con el presidente catalán, Quim Torra. Lo hará dentro de una ronda de llamadas telefónicas a todos los presidentes autonómicos para hablar sobre su investidura, en la que la gran novedad es que Sánchez llamará al presidente catalán, con quien se ha negado a hablar en los últimos meses.

Celáa ha restado importancia este viernes a esta llamada concreta -que siguiendo el protocolo, se producirá en segundo lugar, después de al lehendakari, Íñigo Urkullu- o a que la ronda de llamadas sea un pretexto de Sánchez para hablar con Torra, un logro que Junqueras se ha apuntado en su entrevista. Por el contrario, la portavoz ha considerado “bastante razonable” que Sánchez tenga “interlocución con todos los presidentes, también con Torra”, en una conversación pendiente que, dos días después de anunciarse, está rodeada de una tensión que no remite.

Así, el presidente catalán criticó este jueves que Sánchez no va a “solucionar nada” con una llamada dentro de una ronda con 17 presidentes, a lo que el presidente en funciones le ha contestado este viernes con un nuevo reproche. “La reflexión más global que haría tras escuchar a Torra es que quien llama al diálogo critique el diálogo con el resto de presidentes autonómicos y él mismo”.

A pesar de este ambiente, el Gobierno no descarta que la solución sea formar una mesa de diálogo entre gobiernos, repitiendo el precedente de Pedralbes, algo que Celáa no ha podido descartar este viernes debido que es “competencia” de los negociadores y es algo sobre lo que el Consejo de Ministros “no tiene ninguna consideración ni ha estudiado absolutamente nada” al respecto.

Sánchez pide la abstención del PP

Las complicadas -y secretas- relaciones entre Sánchez y los independentistas catalanes están encaminadas a superar una votación de investidura, en un proceso que Sánchez ha señalado este viernes que “no es sencillo”. Horas antes, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, tampoco despejaba la incógnita sobre si podrá ser antes de que termine el año. Ha insistido en que los “tiempos son ajustados”, pero ha negado que sea “imposible” una investidura en diciembre.

Sánchez ha insistido que su reelección por el Congreso requiere “de la responsabilidad de todas las fuerzas políticas”. Incluido el PP, al que ha reiterado que permita su reelección mediante la abstención que también espera de ERC.

“Me llama la atención la postura del PP, consejos vengo que para mí no tengo. Podría abstenerse, porque sabe que no existe otra opción”, ha dicho.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento