Guerra psicológica contra los jóvenes que beben en la calle. El Ayuntamiento de Alicante comenzará a cobrar en breve las primeras multas por la práctica del botellón en la ciudad, tras más de dos años de la entrada en vigor de la ordenanza municipal que regula la venta y consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública.

Sancionan a los establecimientos con 1.500 euros 

En total, son 282 las sanciones que ha interpuesto la Policía Local desde 2006 y que están pendientes de cobro (13 en 2006, 229 en 2007 y 40 en lo que se lleva de año) La mayoría de las actas levantadas por los agentes establecen una multa de 90 euros a particulares que han pillado haciendo botellón.

Otras –muy pocas–, fijan una sanción de 1.500 euros a los propietarios de locales que han vendido alcohol en su establecimiento desde las 22 hasta las 07 horas para su consumo fuera del local.

Y con intereses...

El Consistorio, a través de la Delegación de Seguridad, ha mostrado su intención de cobrar todas estas sanciones «por vía de apremio y con intereses», según dicen fuentes municipales. Ya había notificado el pago de las multas a los afectados «pero ha resultado infructuoso el intento», añaden las mismas fuentes. El importe total de las mismas asciende a más de 25.000 euros.

La policía ha detectado 20 zonas en las que los jóvenes beben en la calle 

El fenómeno social del botellón ha derivado en Alicante en microbotellones. La Policía Local tiene localizadas más de 20 zonas donde los jóvenes se reúnen a beber barato los fines de semana.

Los principales puntos se concentran en el Centro Tradicional, Centro-Diputación, Casco Antiguo, San Antón, Franciscanos-Oliveretes, playas y zonas como los montes Benacantil o Tossal.

Pero todo no acaba ahí. Para limpiar todo el estropicio del botellón, la empresa del servicio de limpieza, Inusa, emplea cinco operarios y una barredora entre las cinco y las siete de la mañana, todos los fines de semana.

Casi la mitad acaba en pelea

Una de las últimas encuestas elaboradas por la ONG Controla Club entre más de 700 jóvenes alicantinos de entre 14 y 25 años en centros comerciales ha puestos de manifiesto que casi la mitad de ellos ha presenciado o participado en peleas cuando se practica botellón.

El 74% considera el alcohol como una droga más, y el 40% no vincula su consumo a la diversión.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ALICANTE