Azti desarrollará una pulsera con un código QR para informar de reacciones alérgicas alimentarias

El centro de investigación alimentaria Azti y la Fundación de Seguridad Alimentaria y Prevención de Alergias (FSA) desarrollarán acciones conjuntas para prevenir y mitigar los riesgos que provocan las alergias alimentarias. Con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los afectados, la colaboración incluye el desarrollo de una pulsera con un código QR con la información necesaria para atender casos de reacciones alérgicas de emergencia de sus portadores.
Prueba de alergia
Prueba de alergia
AZTI

En un comunicado, ambas entidades han informado de la firma de un convenio de colaboración orientado a investigar y desarrollar acciones conjuntas por dos vías.

Por un lado, a través de la identificación de los alérgenos o sustancias que provocan las alergias en los alimentos que se encuentran al alcance de cualquier persona y, por otro, mediante el diseño de alternativas a esos ingredientes que resulten inocuas para las personas alérgicas.

Por otro, llevarán a cabo acciones de carácter formativo, divulgativo y predictivo dirigidas a los sectores de la hostelería, la restauración y la industria alimentaria para informarles sobre esta problemática, así como campañas de comunicación que contribuyan a la difusión de soluciones y a evaluar y minimizar los riesgos que ocasionan las alergias alimentarias.

Entre las iniciativas a desarrollar se encuentra la elaboración de una etiqueta o sistema de información alimentaria diseñada para que los consumidores con este tipo de problemas puedan conocer con exactitud los alérgenos que se encuentran presentes en los alimentos.

Esta información se complementará con un sistema de trazabilidad basado en tecnología block-chain sobre la presencia de estos componentes en la comida.

SUSTITUCIÓN DE ALÉRGENOS

En materia de investigación nutricional y alimentaria, Azti va a desarrollar alimentos en los que los alérgenos sean sustituidos por otros ingredientes con las mismas propiedades sensoriales.

También va a trabajar en el diseño y validación de sistemas que permitan identificar de forma efectiva e inmediata la presencia de los componentes que causan las alergias en los alimentos, y en ofrecer toda esta información de forma centralizada a través de una plataforma que también incluya las diferentes intolerancias.

Estas medidas de Investigación y Desarrollo se complementarán con el diseño de nuevas soluciones, como la pulsera SOS Allergy, que incluirá códigos QR de lectura con información sobre las alergias que sufre una persona y sus datos personales de contacto en caso de emergencia.

El convenio tendrá una duración inicial de tres años y su aplicación quedará en manos de un Comité Coordinador de Proyectos compuesto por representantes de ambos organismos.

En la actualidad, más de 2 millones de personas sufren alergias alimentarias en España, un problema que crece a un ritmo de un 2% cada año y que tiene mayor incidencia en los menores de 14 años, con un 8% de alérgicos en ese segmento de edad. Las previsiones estiman una incidencia que alcanzará al 50% de la población dentro de unas décadas.

Las alergias alimentarias son reacciones inmunológicas fuertes que se producen al ingerir determinadas comidas y que pueden provocar de forma inmediata problemas de salud graves a quien las padece.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento