Una presunta víctima del acusado de abusos a menores de una congregación: "Simulaba que me desmayaba para que me dejara"

Un joven, presunta víctima de un hombre que se enfrenta a 111 años de cárcel acusado de abusar sexualmente de siete menores que pertenecían a su misma congregación religiosa de Sagunt (Valencia), ha narrado ante un tribunal el "miedo" y la "vergüenza" que sufrió durante cuatro años: "Tenía muchísimo miedo. A veces simulaba que me desmayaba para que me dejara, me inventaba cualquier cosa. Quería quitarme la vida".
Juicio al acusado de abusos a menores en una congregación
Juicio al acusado de abusos a menores en una congregación
EUROPA PRESS

Este joven ha declarado tras un biombo en la Audiencia de Valencia en el juicio que se sigue contra un hombre acusado de abusar y agredir sexualmente a siete menores. El acusado se defendió ayer y aseguró que no había hecho nada y que todo era una "invención" de los niños.

Sin embargo, la presunta víctima que ha declarado este martes ha aportado detalles, fechas y lugares en los que supuestamente tuvieron lugar los abusos. Ha explicado que sufrió estas agresiones durante cuatro años, desde los 13 hasta los 17, tanto en su casa, como en la del acusado, en el garaje o en diferentes viajes a los que ambos se fueron juntos.

Ha indicado que conocía al acusado porque pertenecía a la misma congregación religiosa que él y sus padres y ha señalado que sufrió el primer abuso a los 13 años en un viaje al que se fue con él con el consentimiento de sus progenitores. A partir de ese momento, en cada viaje o cada vez que coincidía a solas con el acusado, éste le pedía mantener relaciones o alguna práctica sexual.

El joven ha descrito, muy afectado, que el acusado también le ponía películas pornográficas y que le llevaba juguetes sexuales y lubricantes. Por un parte, en los viajes, ha afirmado que siempre dormían juntos, en la misma habitación, y allí abusaba de él.

También, ha narrado, abusó de él en su domicilio cuando iba a darles clases porque no avanzaba en la escuela. "Me daba las clases en mi habitación, cerraba la puerta con una silla y cuando acabábamos, se tumbaba en la cama y comenzaba. Venía dos o tres veces a la semana y siempre acababa con sexo al final", ha dicho.

"Yo, a veces, le decía que no, intentaba apartarme y simulaba que me desmayaba. Me inventaba cualquier cosa para no hacerlo", ha afirmado. Y si al final el acusado no conseguía su fin, "se enfadaba y daba puñetazos al coche o empezaba a arañarse fuerte los brazos", ha descrito. "Le comenté una vez que no me gustaban los hombres y que no quería hacer eso con él. Pero él no respondió nada", ha lamentado.

"LO DEJÉ APARTADO"

Al final se plantó y un día, mientras estaban en su habitación, comenzó a chillar y a pedirle que se fuera. Entró su madre y en ese momento no tuvo fuerzas para explicarle lo que ocurría. Fue más tarde, tras tener una pareja y romper con ella y ver cómo el acusado seguía relacionandose con menores, ha dicho. Mientras, ha comentado, seguía coincidiendo con él en su casa porque mantenía una buena relación con sus padres y tenía que verlo. Entonces, ha afirmado, "llegó un momento en que no quería ni recordarlo. Lo dejé apartado en mi mente como si nada".

El joven ha indicado que no contaba a nadie lo que le pasó porque tenía "miedo" y "vergüenza". "Yo ya solo veía que se muriera él o que me muriera yo. Quería quitarme la vida", ha confesado.

Por su parte, la madre de este joven, que también ha prestado declaración en la vista, ha afirmado que confiaban en el acusado y que fue él quien se ofrecía a dar clases gratis a su hijo. Cuando el menor se puso a gritar un día en la habitación, ha explicado que entró y vio al acusado muy rojo y a su hijo insultándole. Ha descrito al niño como "muy callado y siempre decía que estaba cansado o mareado". "Estaba siempre triste, no salía casi de su cuarto mientras que un niño, a su edad, debía estar feliz y sin parar de reir", ha lamentado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento