Los padres de un joven de 23 años que murió asfixiado acusan al SUMMA 112 de negligencia: "Su hijo está un poco tocao"

Bartolome García y Carmen Ruíz, padres de Adrián, durante la rueda de prensa
Bartolome García y Carmen Ruíz, padres de Adrián, durante la rueda de prensa
EFE/David Fernández
Los padres de un joven de 23 años fallecido en enero de 2018 por asfixia tras sufrir un tromboembolismo pulmonar han acusado al SUMMA 112 de no activar el protocolo adecuado, al no haber enviado una UVI móvil desde la primera llamada, y de falta de humanidad.
Europa Press

Los padres de un joven de 23 años fallecido en enero de 2018 por asfixia tras sufrir un tromboembolismo pulmonar acusan al SUMMA 112 de no activar el protocolo adecuado, al no haber enviado una UVI móvil desde la primera llamada, y de "falta de humanidad".

La familia ha iniciado una reclamación por responsabilidad patrimonial de la Administración Pública frente al Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), pero se está planteando recurrir a la vía penal después de haber recibido la semana pasada los audios de las cinco llamadas al 112 que fueron reclamados poco después de la muerte del joven, Aitor.

Este jueves en una rueda de prensa organizada por la Asociación el Defensor del Paciente se ha escuchado la grabación de la primera llamada y se ha puesto a disposición de los medios de comunicación el resto de los audios, que tal y como ha advertido antes de la escucha el abogado de la familia, Carlos Sardinero, son "muy impactantes".

En la grabación se escucha la primera conversación de la madre con el médico que atendió su primera llamada -de un total de cuatro-, mientras su hijo se ahogaba. El médico le pidió hablar con el chico al que le dice "yo no escucho que te ahogues", insiste con la madre " su hijo respira perfectamente" y por último, trata de hacer ver a la mujer que a su hijo no le pasa nada y que cree que "su hijo está un poco tocao", para posteriormente colgar. 

Falleció cuatro días después

La Asociación del Defensor del Paciente ha indicado este jueves que el caso de Aitor es uno de los casos más "dolorosos e impactantes" que ha recibido a lo largo de la historia de la asociación. El joven, que tenía un trombo en el pulmón, se desplomó y entró en parada cardiorespiratoria mientras la mujer pedía desesperada ayuda, realizando varias llamadas al 112. Cuando llegó atención sanitaria, le comunicaron dijo que "el cerebro había estado demasiado tiempo sin riego". Finalmente fue trasladado de urgencia al hospital donde el joven murió cuatro días después.

Ayuso asegura que se aplicaron los protocolos

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha dicho este jueves que "en su momento se aplicaron los protocolos" aunque ha admitido que "faltó humanidad" por parte del profesional al atender la llamada de su familia pidiendo auxilio. 

La presidenta regional ha indicado que desde la Comunidad aún tiene que "recabar información" porque tiene "la misma que los medios", pero desde los servicios de emergencia le han comunicado que "en su momento sí que se aplicaron los protocolos de emergencias".

"Lo que a mí me han trasladado es que los servicios de emergencia sí que fueron al hogar y sí que activaron el protocolo habitual", ha señalado. 

"Por el audio, sí se detecta una falta de cercanía y de empatía con la familia, es algo que yo lamento", ha indicado Ayuso, que ha dicho que le parece "reprochable" esa actitud "un tanto despegada", a la que le ha faltado "un tanto de humanidad".

Ayuso ha señalado que pese a esto apoya a todos los profesionales que trabajan en el Summa 112 "atendiendo emergencias en Madrid" ya que le consta que "la inmensa mayoría" lo hace "con la eficacia, amabilidad y atención especial que hay que ofrecerles a los ciudadanos".

Asimismo, ha trasladado su "cariño y apoyo" a la familia, y ha lamentado "profundamente" lo sucedido.

SUMMA 112 dice que actuaron "con diligencia" y profesionalidad

Por su parte, el SUMMA 112 ha asegurado que sus profesionales actuaron "en todo momento con diligencia y profesionalidad", con conformidad a los protocolos y ha señalado que sus recursos móviles tuvieron unos tiempos de respuesta óptimos en este caso.

A pesar de que el SUMMA 112 lamenta el "triste desenlace" y "comprenden el padecimiento de estos padres tras el fallecimiento de su hijo", recalca que en esta intervención puso a disposición del paciente todos los recursos materiales y humanos disponibles en un Servicio de Emergencias Extrahospitalarias para prestar una asistencia precoz a este joven.

Detalla también que el día en que se produjo la atención sanitaria, hace casi dos años, se produjeron dos llamadas en un intervalo de 8 minutos.

Las mismas fuentes recalcan que los síntomas aportados en la primera llamada apuntaban a un problema respiratorio sin signos de gravedad al inicio, siendo práctica habitual que el médico regulador (el que atiende desde el Centro Coordinador) solicite hablar directamente con el paciente para comprobar el tipo de respiración que presenta, lo que se hizo, mientras se movilizaba una Unidad de Atención Domiciliaria.

En la segunda llamada, la situación clínica "había cambiado" y ya se trató de una emergencia puesto que el chico no respiraba. Por ello, se movilizó una UVI móvil, un soporte vital avanzado para situaciones en las que existe un riesgo vital.

No obstante, exponen desde el SUMMA 112, el médico "no se limitó a ello sino que guió al padre en las maniobras de reanimación cardiopulmonar explicando qué pasos debía seguir para hacer el masaje". De hecho, le conminó a no dejar de hacerlo mientras llegaba la UVI móvil porque era la mejor manera de ayudar a su hijo.

"Es decir, ante el empeoramiento de los signos y síntomas que aportan los padres en esta segunda llamada, se objetivó y se actuó con la premisa de que el paciente estaba en una situación de riesgo vital para su salud y se enviaron todos los recursos disponibles (una ambulancia y una UVI móvil)", argumentan desde el SUMMA 112.

Luego, el equipo sanitario de la UVI móvil que se personó en el domicilio consiguió revertir la parada y trasladar con vida al paciente al Hospital Rey Juan Carlos, donde falleció después de una patología grave y de brusca aparición como para que no se pudiera hacer nada en los distintos estamentos sanitarios por salvar su vida. 

Por otro lado, exponen que estos hechos se produjeron en enero de 2018, hace casi dos años, y no han sido denunciados por la familia por la vía penal. "Lo que se está dirimiendo es una reclamación administrativa patrimonial, sin que se haya emitido resolución a día de hoy", añaden.

A su vez, el SUMMA 112 insiste en que la reproducción de estas llamadas referidas al caso no está autorizada, por contener audios con voces sin distorsionar de empleados públicos, por lo que la Asociación El Defensor del Paciente, y quien pueda hacerlo posteriormente, estaría "vulnerando la ley".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento