València aumenta en 118 los semáforos para ciegos y llega a los 960 acústicos

  • El Ayuntamiento ha sustituido, además, otros 152 para que el sonido se active con el teléfono móvil.
  • La ciudad cuenta con 480 pasos de peatones en los que funcionan estos avisos sonoros.
  • La ONCE, que colabora con Movilidad Sostenible, pide continuar con la instalación hacia las rondas exteriores.
Dos personas ciegas cruzan un semáforo acústico adaptado en una calle de València.
Dos personas ciegas cruzan un semáforo acústico adaptado en una calle de València.
20minutos

La ciudad de València ha instalado, en lo que va de año, 118 nuevos dispositivos acústicos en semáforos adaptados para invidentes y ha renovado otros 152 para que, además de activarse con un mando a distancia, lo puedan hacer mediante el bluetooth del teléfono móvil. Con esta actuación son ya 960 los semáforos que avisan a las personas ciegas de las diferentes fases que disponen para detenerse o cruzar en 480 pasos de peatones.

Teniendo en cuenta que el número total de semáforos es de 10.025, solo el 4,68% se encuentran adaptados para que los invidentes puedan cruzar sin peligro de ser atropellados por los vehículos.

La iniciativa ha partido de la Concejalía de Movilidad Sostenible y ha contado con la colaboración de la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE). Según explican fuentes municipales, los nuevos dispositivos incorporan una tecnología que permite, con el bluetooth del móvil activado y visible, activar automáticamente los semáforos acústicos. De este modo, cuando la persona invidente se acerca a los cruces adaptados, puede saber si el semáforo está en verde y, por lo tanto, si puede cruzar. La idea ha sido desarrollada por la empresa Ilunion, del grupo social ONCE.

Según explica Rosario Rodríguez, técnica de Rehabilitación de la entidad, el sistema de semáforos adaptados que utiliza el Ayuntamiento de València evita los problemas de contaminación acústica que generan otros, como los de Madrid. En la capital de España, estos semáforos emiten sonidos cada vez que cambian a fase verde para peatones, mientras que en València solo se activa el dispositivo acústico cuando un invidente lo solicita a través de su mando o del móvil. Además, añade que, frente a lo que algunas personas creen, la activación no altera el funcionamiento del semáforo, sino que pone en marcha únicamente la información sonora.

Peticiones de los usuarios

Esta especialista en accesibilidad se dedica a facilitar la autonomía a las personas invidentes por las ciudades. Subraya la "muy buena relación" que mantiene la ONCE con los técnicos de Movilidad Sostenible y destaca la importancia de que los usuarios realicen peticiones a este departamento para instalar dispositivos sonoros cuando se observan situaciones de peligro como, por ejemplo, en el cruce de la avenida del Puerto con la calle Ibiza, según relata.

Respecto a la expansión por la ciudad, afirma que el Consistorio se está centrando tanto en la renovación de los dispositivos antiguos como en su ampliación por otras zonas. En este sentido, explica que se van instalando de anillo en anillo: comenzaron en el centro histórico, siguieron por las grandes vías y después por las rondas de Pérez Galdós y avenida del Cid. "El reto es hacerlo ahora hacia las rondas exteriores, pero hay limitaciones presupuestarias porque es caro", añade.

Según el Ayuntamiento, las vías donde se sitúan los pasos de peatones que se han adaptado este año son las avenidas de Baleares y Francia, Pintor Maella, Alameda, La Plata, Hermanos Maristas, Puerto, Peris y Valero y Alcalde Reig, así como la del Oeste y las calles de los Santos Justo y Pastor, del Maestro Valls, de Juan Llorens, de los Centelles, de Ángel Villena, José Soto Micó, Alboraya, Eduardo Boscá, Jesús y Albacete.

"La accesibilidad es un derecho fundamental. Por eso, desde que llegamos al gobierno en 2015 nos hemos puesto las pilas para recuperar el tiempo perdido a la hora de atender las necesidades de todas las personas, sin excluir a nadie", apunta el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi. En este sentido, explica que durante el pasado mandato se activó "la instalación de las plazas de movilidad reducida solicitadas por la gente que las necesita y que se paralizó durante años, según parece para ahorrar pintura. Ahora hemos emprendido esta gran actuación para reforzar la seguridad de las personas invidentes", sostiene.

Medidas para la integración

Según explican desde la ONCE, València es una de las ciudades con mayor número de semáforos por habitante. Este hecho, unido al alto grado de integración de las personas invidentes, que cada vez se mueven más solas, eleva la demanda de los sistemas sonoros en los semáforos. Así, apuntan que las medidas de pacificación del tráfico que impulsa el Ayuntamiento pueden hacer cada vez menos necesarios los semáforos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento