El Collegi de Diplomats en Infermeria cifra en 15.000 el número de profesionales que Catalunya necesita para situarse en parámetros europeos. Si en el viejo continente hay 8,4 enfermeras por cada mil habitantes, aquí son 5,4.

En los cinco años siguientes, el número de titulados cayó más de un 22%
Por ello, la degana de la entidad, Mariona Creus, exigió crear 500 plazas nuevas de esta diplomatura. Las 95 que se suman el próximo curso no cubrirán la demanda, y mucho menos el
déficit que se acumula desde el curso 2000-01. En los cinco años siguientes, el número de titulados cayó más de un 22% y se pasó de los 1.742 del año 2000 a los 1.353 seis años después.

Júlia Esteve, autora del informe presentado ayer, lamentó la «precariedad» de la profesión. Además, mientras que el número de matriculaciones subieron un 11%, el precio de cursar cada crédito se ha disparado un 48,5%.