El fiscal del Tribunal Supremo Jaime Moreno sostuvo ayer en el Tribunal Supremo que el ex minero José Emilio Suárez Trashorras conocía los planes terroristas de Jamal Ahmidan, 'El Chino', el líder de la célula islamista que cometió los atentados del 11-M, y que este extremo no se puede acreditar en el caso del ex confidente Rafa Zouhier a pesar del "carácter necesario de su intermediación" entre los yihadistas y la trama asturiana que facilitó los explosivos.

La intervención del fiscal cerró las tres jornadas que se han celebrado ante la Sala de lo Penal del alto tribunal para analizar los 31 recursos de casación presentados a la sentencia que dictó la Audiencia Nacional en octubre de 2007 por los atentados del 11-M, en la que 21 de los 28 procesados fueron condenados a penas de entre 3 y 42.924 años de cárcel.

Tras su intervención, el presidente de la Sala, Juan Saavedra, agradeció la labor desarrollada por todas las partes y el público que ha asistido a las sesiones y dejó el procedimiento visto para sentencia. Según fuentes jurídicas, el fallo podría adelantarse a finales de este mes.

En su turno de impugnación a los recursos de casación a la sentencia del 11-M presentados por las defensas de los condenados, el representante del Ministerio Público señaló que la implicación en los atentados de Suárez Trashorras, condenado a 34.715 años de prisión como cooperador necesario de la masacre, "no ofrece dudas".

En relación con Zouhier, condenado a diez años de cárcel como colaborador y al que la representación de las víctimas considera cooperador necesario de los atentados, el fiscal señaló que su labor para poner en contacto a los terroristas con la trama asturiana de los explosivos resultó "absolutamente imprescindible, básica y esencial", a pesar de lo cual "no consta que conociera siquiera en términos generales la acción terrorista concreta".

'El Egipcio': "La sentencia no es firme"

En relación con el recurso planteado por la defensa de Rabei Osman, 'El Egipcio', señaló que el argumento de que éste haya sido juzgado por los mismos hechos en Italia o en España "resulta indiferente" porque la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea ampara el doble enjuiciamiento y "sólo lo impedirá cuando una de las sentencias sea de carácter firme".

De igual modo, rebatió el argumento utilizado por el abogado de 'El Egipcio', Endika Zulueta, en el sentido de que la pertenencia de su cliente a la célula 'yihadista' no estaba fundamentada en hechos concretos indicando que en la sentencia de instancia existe un "mosaico completo" de pruebas "descrito de forma profusa y amplia" que "dibujan todo un grupo interconectado en lugares y en actividades, del que es miembro y con el que tiene relación". En relación con las conversaciones intervenidas a 'El Egipcio' que fundamentaba su condena, indicó que su "validez" está "acreditada".

En relación con Abdelmajid Bouchar, condenado a 18 años de cárcel por pertenencia a organización terrorista y depósito de explosivos, el fiscal rechazó la tesis de las acusaciones según la cual debe ser considerado autor del atentado porque vivía en el piso de Leganés (Madrid) en el que se suicidó la célula islamista. Según expuso, las responsabilidades penales y civiles de éstos "no han sido enjuiciadas" por haberse extinguido tras su muerte.