Juicio en Barcelona.
Juicio celebrado hace unos días en Barcelona (EFE). EFE
Si el caso Mari Luz , la niña onubense brutalmente asesinada por
Santiago del Valle, un hombre que debería haber estado en la cárcel, desató las alarmas sobre la desorganización de la justicia española, el último informe presentado por el Consejo General de la Abogacía Española (CGAE) sobre los retrasos de la misma, amenaza con enturbiar aún más la percepción de los ciudadanos sobre los tribunales.
Se tardarían 15 meses en saldar los asuntos pendientes en lo contencioso-administrativo


Según dicho informe, al que ha tenido acceso 20 minutos, y que coincide con los datos del Poder Judicial, en la actualidad hay dos millones y medio de asuntos pendientes de resolver en los tribunales, con una media de 700 en cada órgano jurisdiccional y 1.500 de tipo contencioso-administrativo (aquellas cursadas contra la Administración). Se tardaría quince meses en dar solución sólo a estos 1.500 asuntos.

Los números podrían ser aún peores, ya que este informe señala que el 50% de los asuntos que llegan a los despachos de abogados se quedan allí, sin llegar a la sala del tribunal.

200 casos por cada mil habitantes

Lo que deja claro el documento del Consejo General de la Abogacía Española es que a los españoles les gusta pleitear: Hay casi 200 asuntos judiciales por cada mil habitantes (en Francia son 120 por cada mil; en Italia cien; en Alemania, 75 y en Reino Unido, 50).

Los retrasos en la ejecución de una condena anterior a Santiago del Valle, que mató a Mari Luz mientras estaba pendiente de entrar en prisión, ocasionaron un expediente por falta muy grave de desatención al juez Rafael Tirado. Sin embargo, la comisión disciplinaria del Poder Judicial podría saldar el caso con una sanción económica leve para el juez, de entre 1.000 y 6.000 euros.