Raúl Carmona Martínez
Raúl Carmona Martínez. 20MINUTOS.ES

Raúl Carmona Martínez, un almeriense de 27 años afincado en Perth (Australia), está condenado a cadena perpetua por la muerte de un hombre hace cuatro años.

Le dijeron que o acusaba a Raúl o le retirarían la custodia de su hija

La noche del 7 de junio de 2004 Raúl discutió con Roberto, un hombre relacionado, según la familia Carmona, con el mundo de la droga. Esa noche llegaron a las manos, pero Raúl se fue a dormir a casa tras llamar a su madre para que lo recogiera.

Al día siguiente, Roberto apareció en un callejón en muy mal estado tras haber recibido una paliza. Tres días después murió en el hospital y la Policía detuvo a Raúl, debido a que varios testigos presenciaron la discusión. Los agentes habían interrogado a un conocido de Raúl, al que "presionaron", según cuenta a 20 minutos Carnie Martínez, hermana del recluso, "y le dijeron que o acusaba a Raúl o le retirarían la custodia de su hija".

"No tenían ni una sola prueba que incriminara a Raúl", dice Carnie, una afirmación que corrobora Antonio Caamaño, el abogado que lleva su caso. "Hubo muchos errores legales en el juicio", apunta Caamaño, quien señala además que el letrado que llevó el caso antes "dejó pasar muchas cosas. Es una batalla dura", dice.

Declaración jurada

El amigo que testificó contra Raúl confesó a la familia que había mentido por miedo y aceptó firmar una declaración jurada donde quedase reflejada la rectificación. La familia espera ahora reunirse con las autoridades judiciales para recurrir la sentencia y pedir un nuevo juicio. El Ministerio de Asuntos Exteriores afirma que el Consulado español en Melbourne conoce el caso y está haciendo un seguimiento.

Once argumentos para apelar

Cuando se hizo cargo del caso, el abogado de Raúl encontró 11 argumentos para apelar debido a las irregularidades del proceso, pero el juez sólo le dejó presentar uno (la declaración jurada del testigo), que es con lo que cuenta la familia para la reunión que esperan tener pronto con los jueces.