Cocinero
Grant Achatz y algunas de sus creaciones (AGENCIAS). AGENCIAS

La historia de Grant Achatz es digna de película. Este cocinero de 33 años no sólo ha superado todos los obstáculos de una vertiginosa carrera que le ha llevado a convertirse en uno de los cocineros más admirados del mundo, sino que luchó contra un cáncer y ha salido victorioso.

Pero, para colmo de simbolismos, el cáncer que superó no fue un cáncer corriente: le detectaron un tumor en estado avanzado en la lengua, tras casi cinco años de hacerle pruebas sin encontrarle nada. Cualquier tratamiento pasaba por amputar un trozo de lengua, su herramienta de trabajo, pero él no quiso.

No tenía los síntomas de la enfermedad

Se sometió a un tratamiento intensivo a base de sesiones de quimioterapia y radioterapia que le llevaron a perder el sentido del gusto de forma progresiva.

Su restaurante ofrece un 'tour' de 28 platos
Él, el cocinero estrella del Alinea, el restaurante que consiguió abrir tras años de lucha, un joven que ni bebía ni fumaba, con una trayectoria llena de premios y reconocimientos, que había aprendido los secretos de la cocina molecular de la mano de Ferran Adrià.

Finalmente, Achatz no sólo ha sobrevivido al cáncer, sino que éste está remitiendo. Conserva intacta su lengua y recupera, poco a poco, el gusto. Nada mejor para celebrarlo que un 'tour' gastronómico en su restaurante a través de 28 platos al módico precio de 147 euros (PDF).