Las FARC pasaron de la bomba de mecha lenta a detonadores por móvil gracias a ETA

  • Un ex guerrillero de las FARC cuenta a 'El Mundo' su entrenamiento con la banda terrorista ETA.
  • "ETA está más avanzada que las FARC en terrorismo urbano", asegura.
  • La parte de política también estaba incluida en el curso.
Las conexiones de las FARC con ETA se saben desde 2002. (ARCHIVO)
Las conexiones de las FARC con ETA se saben desde 2002. (ARCHIVO)
Archivo
Un ex miembro de las FARC cuenta a El Mundo su entrenamiento con la banda terrorista ETA. "Su nombre de guerra es Martín Capa. Es
alto, fornido, barrigón, pelo castaño y ojos claros. Roza los cuarenta. Le gustaba empezar las jornadas con un carajillo bien cargado y hablar de Vizcaya y de fútbol en los descansos". De esta manera describe
'Camilo' a su profesor durante los 12 días que duró el curso de explosivos en julio de 2007.

"ETA está más avanzada que las Fuerzas Armadas revolucionarias de Colombia (FARC) en terrorismo urbano. Nos entrenaron a detonar bombas por dispositivos teléfonos móviles", asegura 'Camilo', un guerrillero de 29 años que en septiembre del año pasado dejó las armas. "Tienen un vínculo de negocio con las FARC: Ellos dan formaciones en explosivos y las FARC les pagan".

Las FARC dieron el salto de la dinamita y la mecha lenta a los detonadores en pequeñas bombas de gran potencia, gracias a los terroristas españoles. "Nos hablaban de política, que ellos tienen una lucha de independencia". La parte de política también estaba incluida en el programa aunque 'Camilo' asegura que no prestaba mucha atención.

20 alumnos asistieron al curso

"Nos enseñaron a manejar el C-4, un explosivo que en Venezuela se consigue porque lo emplean en los trabajos petroleros. La ventaja es que ya no necesitamos utilizar 100 kilos de dinamita sino cinco de C-4. Ahorramos esfuerzos y lo camuflamos mejor. Cuando terminamos el taller, me sentía en capacidad de montar una bomba".

Al curso asistieron 20 alumnos entre los cuales había tres mujeres y fue impartido por Martín Capa y otro etarra más joven del que no recuerda su nombre y que daba las clases de política. 'Cuando terminamos el taller, 'me sentía en capacidad de montar una bomba', asegura el ex guerrillero.

Los servicios de inteligencia colombiano y otros organismos que participan en la lucha antiterrorista, no dudan de la conexión FARC-ETA, pero no de la manera que ponía en un correo en el ordenador del comandante fallecido 'Raúl Reyes' en el que mencionaban de manera breve un "un entrenamiento que etarras habrían recibido en un campamento de las FARC". Las primeras informaciones acerca de las relaciones entre ambas bandas criminales datan de 2002.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento