Sólo el 7% de las empresas da facilidades para la concicliación en el trabajo

  • Cociliar vida laboral y profesional es beneficioso para el trabajador y la empresa.
  • Algunas medidas para lograrlo: horarios flexibles, teletrabajo, guarderías en las empresas...
  • El objetivo es que podamos vivir para trabajar.
Trabajar y tenr vida personal no debería ser un problema.
Trabajar y tenr vida personal no debería ser un problema.
LUIS FRUTOS

El equilibrio entre vida personal y trabajo es una cuestión que se plantea especialmente con la incorporación masiva de la mujer al mundo laboral. Preocupa inicialmente a los trabajadores pero hoy ya es un objetivo de algunas empresas.

Largas jornadas de trabajo con pausas de varias horas para el almuerzo o esa cultura empresarial que asocia y confunde presencia con eficiencia, son algunos de los enemigos de la conciliación.

El año pasado las mujeres se tomaron el 94% de las excedencias por cuidado de hijos y el 98% de los permisos que también pueden ser de paternidad.

Son las cifras de Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, aún así las medidas de fomento de la conciliación entre vida personal y laboral, deben estar destinadas a trabajadores de ambos sexos. La posibilidad de trabajar a distancia o el establecimiento de horarios flexibles son políticas que deben reducir esa brecha.

Pero el tema de la conciliación de trabajo y vida personal no se acaba en la familia y el hogar.

Los trabajadores que disponen de buenas condiciones de trabajo, que tienen la posibilidad de disfrutar fuera de la compañía, cuentan con mayor salud física y mental, están más contentos, son más productivos, más rentables y más fieles a la empresa.

De momento son sólo el 7% de todas las empresas españolas según un estudio del IESE.

INCOMPATIBILIDADES: En España empezamos a trabajar más tarde que en los países de nuestro entorno, nos gusta parar para comer durante un par de horas. Además en muchos sitios se convocan reuniones de forma indiscriminada. Así no es extraño que las jornadas acaben entrada la noche. Si a esto se suma el placer que obtienen muchos jefes de ver a sus trabajadores permanentemente en sus puestos, resulta que la conciliación es imposible.

CONSECUENCIAS: Por un lado están las consecuencias nefastas para la vida de los empleados y sus familias, pero la cosa no se queda en los dramas domésticos. Un trabajador que no vive es un trabajador infeliz, es decir, una persona desmotivada que no rinde. Eso se traduce en un empleado dispuesto a cambiar de empleo y, en definitiva, un trabajador con baja productividad. Aquí llegamos al drama de nuestra economía.

MENTALIDAD: Hay que comenzar replanteándose el concepto mismo de trabajo. La clave está en que el trabajador y el empresario entiendan que en el centro de la economía están las personas. En la práctica debe conducir a una separación radical entre lo personal y lo laboral. A organizar y planificar y a ser escrupulosamente respetuosos y puntuales con esa organización. Y a terminar con esa cultura de la presencia en el puesto de trabajo.

MEDIDAS: La conciliación debe hacerse realidad a través de políticas promovidas desde las instituciones públicas y las empresas privadas. Las principales medidas que ya se aplican tienen que ver con la flexibilidad de horarios y con la introducción de programas de teletrabajo. La creación de guarderías en las empresas o las inversiones en la formación y salud de los trabajadores son otras iniciativas.

EN PERSONA

Maite Arranz, 36 años.

“Me hubiera gustado tener a mi hijo un poco más joven pero no veía posibilidades. Pensábamos que ya no podíamos esperar más. Mi marido está implicado, no me puedo quejar, pero el sacrificio más importante lo he tenido que hacer yo. He disfrutado todo el premiso de maternidad y ahora tengo una reducción de jornada. Cargo con mayor responsabilidad en al ámbito familiar y mi carrera profesional se ha resentido aunque espero poderme recuperar. Las cosas se pueden hacer mejor y sería beneficioso para las mujeres, para los hombres y para las empresas.”

Mostrar comentarios

Códigos Descuento